17 de noviembre de 2019, 8:49:00
Sociedad

dieta mediterránea


Cerdo ibérico y de aceite de oliva para reducir el colesterol


La vida en un entorno rural y el consumo casi diario de cerdo y aceite, dentro de una dieta mediterránea, aumenta la longevidad y reduce los niveles de colesterol total y de tensión de las personas mayores de 70 años.


Un estudio llevado a cabo por el equipo del doctor Francisco Martín, de la Clínica Medicentro (Huelva), en colaboración con la Denominación de Origen Jamón de Huelva y la Facultad de Farmacia de la Universidad de Sevilla, presentado en el V Congreso Mundial del Jamón, celebrado recientemente en Aracena (Huelva) pone de manifiesto que el consumo casi diario de cerdo y aceite, dentro de una dieta mediterránea, aumenta la longevidad y reduce los niveles de colesterol total y de tensión de las personas mayores de 70 años.

El estudio fue realizado sobre una muestra de 401 residentes de la Sierra de Huelva de más de 70 años, a los que se les analizó el colesterol total, el colesterol HDL, los triglicéridos y la tensión arterial.

El informe concluye que el 8,7 por ciento de la población analizada mostraba una tasa de colesterol elevado frente al 26,3 por ciento que presenta la media de la población andaluza de esa misma edad.

El grupo de trabajo analizó su dieta, lo que determinó que el 70 por ciento consumía cerdo ibérico casi a diario y el 85 por ciento aceite de oliva.

De esta forma, los investigadores concluyen que, además de otros factores, una dieta con elevada cantidad de ácido oleico (el aceite de oliva presenta un 72 por ciento y la grasa de cerdo ibérico un 60 por ciento), y el desarrollo de la vida en un entorno rural como la Sierra de Huelva reduce el colesterol total y, por ende, el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

Igualmente, los científicos constatan que los pacientes presentaban una elevada tasa de longevidad frente a la media de española de esperanza de vida.

Asimismo, el grupo de trabajo ha anunciado que solicitará a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía la inclusión del jamón ibérico en la pirámide de la alimentación al mismo nivel que el aceite de oliva.

Al mismo tiempo, recomienda el consumo de jamón ibérico en casos como anemia, embarazo, crecimiento, enfermedades cardiovasculares o antienvejecimiento, por su contenido en hierro, calcio, ácido fólico, zinc, fósforo, proteínas, ácido oleico, antioxidantes y vitaminas.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es