20 de mayo de 2019, 8:43:37
Nacional

En Esplugues de Llobregat


Rajoy plantea una "guerra a la mentira" del Gobierno por los casos "Chaves" y "Falcon"


En una "butifarrada" popular ante un millar de militantes reunidos en Esplugues de Llobregat, Mariano Rajoy ha planteado estas elecciones europeas como "una guerra a la mentira y al engaño" del Gobierno frente al "sentido común y la sensatez" del PP. La supuesta subvención que Chaves concedió a una empresa en la que trabaja su hija y el uso de un avión militar por parte de Zapatero para desplazarse a un mitin del PSOE encarnan, según Rajoy, la mentira del Ejecutivo.


El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha planteado este sábado las próximas elecciones europeas como "una guerra a la mentira y al engaño" que representa, a su juicio, el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y, por ello, se ha mostrado seguro de que su partido "dará un repaso" al PSOE. "Una guerra a la mentira y al engaño" y "una apuesta por el sentido común y la sensatez". Así concibe el líder del PP los comicios del próximo 7 de junio y así se lo ha trasladado al cerca de millar de militantes que llenaban la plaza de Cataluña de Esplugues de Llobregat.

En una esquina está el Gobierno y su presidente, y en la otra el PP; en una, "la mentira", y en el otro, "el sentido común", y en esta confrontación, Rajoy no duda de la victoria. "Les vamos a dar un repaso del que se van a enterar, ganaremos las elecciones, somos mejores. Vamos a dar la vuelta a esto, les diremos a la gente que es necesario otro Gobierno", ha proclamado el presidente popular.

Frente al Ejecutivo de José María Aznar, "con el que se podía estar de acuerdo o no, pero que no engañaba a nadie", este Gobierno, según ha enfatizado el líder del PP, no está a la altura de los ciudadanos. "Las cosas se pueden y se deben hacer mejor", ha dicho.

En la actual campaña han surgido dos asuntos que Rajoy reitera en cada mitin para probar "la mentira" que a su juicio encarna el Gobierno: la supuesta subvención que Manuel Chaves, como presidente de Andalucía, concedió a una empresa en la que trabaja su hija; y el uso de un avión militar por parte de Zapatero para participar en actos electorales del PSOE. Dos asuntos sobre los que tanto Chaves como Zapatero, según ha afirmado Rajoy, han de dar explicaciones, aunque no lo han hecho aún. "Pero lo harán -ha matizado acto seguido-, los llevaremos al Congreso y deberán explicarse, pues esas cosas no se pueden hacer. El dinero del contribuyente hay que pagarlo, los impuestos hay que dedicarlos a beneficiar a todos, al interés general, y no a la hija a la que dan la subvención", ha resumido.

Como hace cada día de esta campaña, Rajoy ha enumerado los objetivos de su partido ante las elecciones europeas: fomentar la creación de empleo, defender los intereses españoles en la Unión e impulsar las políticas comunes comunitarias. Para lo primero ha insistido en las medidas de su recetario, sobre todo el control del gasto público y las ayudas a pymes y autónomos; y para lo segundo ha desgranado una serie de propósitos, como conseguir financiación europea para hacer realidad el corredor mediterráneo y las autopistas del mar, así como la defensa de la agricultura.

Igualmente ha abogado por emprender reformas estructurales, sobre todo en el ámbito educativo, de modo que prime la calidad del sistema antes que otras consideraciones, como la lengua. "No podemos tener un modelo educativo preocupado por lenguas y otras historias", ha zanjado.

"Aquí vamos a ganar"
Los guiños a Cataluña han estado presentes en Rajoy, a quien han precedido en la toma de palabra los dos candidatos catalanes en la lista, Alejo Vidal-Quadras, en el puesto 4, y Santiago Fisas, en el 23, y la presidenta del partido en Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho. Rajoy ha asegurado a los catalanes que las elecciones europeas las ganarán ellos y que ni Cataluña ni España se merecen "un presidente del Gobierno" que les han "engañado" tantas veces. "El principio del fin de Zapatero va a empezar por Cataluña", ha afirmado Sánchez-Camacho, convencida de que Cataluña dará el "primer paso" hacia la Moncloa el próximo 7 de junio, mientras que el presidente del PP aseguraba en relación a los comicios al Parlamento europeo: "Aquí vamos a ganar".

Terminadas las intervenciones, Rajoy, Sánchez-Camacho y compañía han participado en una butifarrada popular con los militantes, bajo un sol de justicia. Todo en un ambiente festivo sobre el que han volado los aviones Falcon, pero en forma de pancarta, como una que rezaba: "Más vale gaviota -el símbolo del PP- en mano que Falcon volando".

Explicaciones sobre el Falcon
Este acto de camapaña ha coincidido con el comunicado hecho publico por el PP a través de su portavoz parlamentaria en la Cámara Baja, Soraya Sáenz de Santamaría, en el que el PP considera que las filtraciones sobre la utilización de aviones Falcon militares por parte de miembros del anterior gobierno, como el líder de este partido, Mariano Rajoy, son "erróneas e interesadas" y, por ello, pide a la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega que aclare su origen en el Congreso. El PP ha anunciado que va a solicitar la comparecencia de la vicepresidenta ante la Comisión Constitucional del Congreso de los Diputados. Pretende que De la Vega explique el "origen" de las filtraciones a la prensa sobre el uso de aviones militares por parte de Mariano Rajoy, cuando era vicepresidente del Gobierno, del ex presidente José María Aznar o del ex ministro Federico Trillo.

Sáenz de Santamaría sospecha que los servicios de Presidencia del Gobierno "llevan buscando desde hace días algún precedente de un abuso de los bienes públicos equiparable al protagonismo de Rodríguez Zapatero, y esto es intolerable". En esta línea, apunta en su nota de prensa que "ante el fracaso de esa búsqueda, deciden filtrar informaciones falsas, sesgadas, erróneas e interesadas, con el único objetivo de hacer daño al Partido Popular".

La portavoz parlamentaria del PP remarca que "los españoles no tienen por qué pagarle a Zapatero la campaña electoral" y pide al PSOE que se haga cargo del coste de sus desplazamientos en aviones militares, que según sus cálculos suponen al erario público unos 3.000 euros por viaje.







El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es