14 de noviembre de 2019, 5:39:53
Opinion


Homo hispanicus

William Chislett


¿Como son los españoles después de más de 20 años como miembros de la Unión Europea? ¿Han cambiado sus hábitos? ¿Se parecen más o menos a los ciudadanos de otros países desarrollados? Un buen punto de partida para averiguarlo es Society at a Glance, una publicación anual de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE). Es una especie de foto fija de 30 países.

La última edición trae algunas sorpresas, al menos para mí. Resulta que los habitantes de la nación que inventó la palabra siesta (forma parte del vocabulario inglés), duermen menos que los franceses. En Francia se duerme más que cualquier otro país: nada menos que 530 minutos al día en comparación con 514 por los españoles, 503 de mis compatriotas británicos y 470 de los japoneses. Según una leyenda, Carlos V, Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, inventó la siesta con su costumbre de llevar una llave grande a su trono, después de comer. Cuando sus párpados se cerraban y la llave caía de sus manos al suelo, despertándose, la siesta terminaba. La globalización y la vida profesional cada vez más frenética están matando a la siesta.

Los franceses también pasan más tiempo comiendo y bebiendo que el resto: 135 minutos al día, 29 más que los españoles y 50 más que mis compatriotas.

A pesar de la Ley de Igualdad, el machismo aún florece. El macho español tiene 333 minutos para el ocio al día, 52 minutos más que la hembra española. Después de Italia y Polonia, la brecha entre el tiempo que los españoles dedican al ocio en comparación con el dedicado por las españolas es el tercero más alto. Los italianos tienen 79 minutos más para el ocio que las italianas, probablemente sin contar con el de Berlusconi, para que no crezca más la diferencia de minutos entre ambos sexos.

Los españoles tienen fama de disfrutar de la vida social. Sorprende, entonces, que dediquen sólo el 4% de su ocio a visitar y entretener a sus amigos en comparación con el 34% que se gastan en Turquía. Como corresponde al país que ha dado también al mundo la palabra fiesta, los españoles disfrutan de un promedio de 22 días de vacaciones retribuidas y 12 fiestas pagadas. Portugal y Austria son algo más generosos con 22 y 13 días, respectivamente. ¡Los Estados Unidos no figuran en esta lista: es el único país sin requisitos mínimos establecidos por la ley para vacaciones!

La desigualdad en la distribución de la renta ha mejorado en España. Según el coeficiente Gini, que mide el grado de desigualdad (la brecha entre ricos y pobres), España está mejor situada que Italia y el Reino Unido pero peor que Hungría y Francia, Su nivel de pobreza, que no es el mismo que el grado de desigualdad, es el octavo más alto (los tres primeros países son México, Turquía y Estados Unidos).

En obesidad, España está por debajo del promedio de la OCDE. La nación más obesa es Estado Unidos, seguida por México y el Reino Unido. El 34% de americanos adultos tienen un BMI de mas de 30 y el 30% en México en comparación con el 14.9% en España. Cuando yo viví en México entre 1978 y 1984 había pocos mexicanos obesos. Este cambio es probablemente el más dramático en este país pobre en los últimos 30 años, y el resultado del auge de las cadenas de comida rápida.

Los españoles son más altos que hace 20 años, gracias a una dieta mucho más sana que la americana y la creación de un sistema de salud público. Sin embargo, tanto el hombre español como la mujer están entre los más bajos de los países investigados.

¿Los españoles son felices? Según un índice de satisfacción con la vida, los españoles están un poquito más satisfechos que el promedio. Más llamativo es el número de suicidios por cada 100.000 personas: 6,3 en España, casi la mitad del promedio y el mismo número que en 1960. La nación con más suicidios es Corea de Sur con 24,7 cuyo ex presidente, Roh Moo-hyun, implicado en asuntos de corrupción, murió el mes pasado en un aparente suicidio después de lanzarse por un acantilado. En España, los políticos implicados en casos de corrupción ni dimiten.







El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es