11 de mayo de 2021, 19:46:14
Los Lunes de El Imparcial

reseña


Miguel Rubio: Ahora que estamos muertos


En su primera novela Miguel Rubio nos presenta un nuevo Madrid que, a pesar de compartir espacio físico, se configura como un mundo alternativo a la ciudad de los turistas, de los oficinistas y de los flamantes edificios. Se trata del mundo de los desposeídos, de los sintecho, de aquellos que duermen cada día entre cartones; un mundo que sólo se deja ver en las grietas y las rendijas que toda gran ciudad tiene.


En su primera novela Miguel Rubio nos presenta un nuevo Madrid que, a pesar de compartir espacio físico, se configura como un mundo alternativo a la ciudad de los turistas, de los oficinistas y de los flamantes edificios. Se trata del mundo de los desposeídos, de los sintecho, de aquellos que duermen cada día entre cartones; un mundo que sólo se deja ver en las grietas y las rendijas que toda gran ciudad tiene.

El autor, que trabajó más de una década en un albergue para gente sin hogar, cuenta una historia que conoce muy bien y la cuenta a través de las voces de los distintos personajes cuyas vidas se entrecruzan en uno de estos centros de la capital española. El resultado es una narración coral que hace de la violencia y la crudeza sus notas distintivas y que nos coloca frente a todo un catálogo de dramas personales y pasados turbulentos.

Un relato triste y desesperanzado que se dibuja sobre un fondo de enfermedad, de drogas y de sangre, y que, además, goza de su propia banda sonora en clave de rock. Son estos elementos los que lo sitúan en la tradición de la novela social de nuestros días.

Por María Muñoz
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es