26 de septiembre de 2021, 14:32:58
Los Lunes de El Imparcial

reseña


Paul Boghossian: El miedo al conocimiento. Contra el relativismo y el constructivismo


“La ciencia del primer mundo es sólo una ciencia entre otras”. Paul Feyerabend.

Paul Boghossian, catedrático de Filosofía en la Universidad de Nueva York, escribe este libro para refutar la corriente relativista y constructivista que afirma la imposibilidad de un conocimiento objetivo.


“La ciencia del primer mundo es sólo una ciencia entre otras”. Paul Feyerabend.

Paul Boghossian, catedrático de Filosofía en la Universidad de Nueva York, escribe este libro para refutar la corriente relativista y constructivista que afirma la imposibilidad de un conocimiento objetivo.

El privilegio y la jerarquía científica se han ido desvaneciendo hasta el punto de que es posible adoptar cualquier creencia como enunciado válido de posibilidad sobre el mundo. Mítico o científico, religioso o mágico, cualquier enunciado puede ser adecuado para describir la realidad. La universalidad del conocimiento, la condición de que un enunciado pueda ser admitido como válido por “cualquier otro”, impersonalmente, se desvanece a favor de la posibilidad de que “cualquiera” pueda interpretar los hechos según sus creencias, nietzscheanamente.

Sin embargo, la moda tildada de “posmodernista” tuvo sus momentos de humillación, cita Boghossian, como cuando Alan Sokal publicó en una famosa revista de estudios culturales un artículo utilizando los conceptos y categorías del pensamiento relativista, con el atractivo y seductor título “Transgressing the Boundaries: Towards a Transformative Hermeneutics of Quantum Gravitiy”. Tras su aceptación en los círculos posmodernos, Sokal dio a conocer su impostura en publicaciones científicas.

Boghossian trata de recuperar la dignidad de la ciencia demarcando, cribando y, por lo tanto, jerarquizando, la ciencia de la impostura. Quedaría la duda, no obstante, de si la independencia de los hechos del sujeto que observa fuera refutada, a su vez, por las consideraciones cuánticas que ven en la necesaria intervención del observador el resultado de la aparición de los objetos cuánticos de una u otra manera distinta, volviendo indefinida la frontera sujeto-objeto, cuestión que, no obstante, ocurría aquí, allí, mañana más tarde y antes también.

Por Joaquín Fernández Mateo
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es