22 de septiembre de 2021, 22:02:19
Economía

criticas a la organización


Arranca la cumbre del G8 con la visita a la zona del seísmo en L'Aquila


Los jefes de Estado y de Gobierno de las principales economías del mundo ya se encuentran en la ciudad de L'Aquila, en el centro de Italia, con ocasión de la cumbre anual del "Grupo de los Ocho" (G-8), que este año es presidido por Italia. Entre los temas que tienen previsto afrontar destacan la crisis económica y el cambio climático, así como la lucha contra la pobreza, especialmente en el continente africano, y la situación en Afganistán, Oriente Próximo e Irán, entre otros.


Los jefes de Estado y de Gobierno de las principales economías del mundo ya se encuentran en la ciudad de L'Aquila, en el centro de Italia, con ocasión de la cumbre anual del "Grupo de los Ocho" (G-8), que este año es presidido por Italia. Entre los temas que tienen previsto afrontar destacan la crisis económica y el cambio climático, así como la lucha contra la pobreza, especialmente en el continente africano, y la situación en Afganistán, Oriente Próximo e Irán, entre otros.

Como cada año, uno de los aspectos que más preocupa a las autoridades locales son los disturbios que suelen originarse con ocasión de este tipo de cumbres. Precisamente en Italia todavía sigue vivo el recuerdo del G-8 que se celebró en Génova en el año 2001 y en el que el joven activista Carlo Giuliani perdió la vida durante los enfrentamientos con la Policía.

Ante estas premisas, la ciudad de Roma amaneció ayer blindada, no sólo para garantizar la seguridad de los líderes mundiales que ya han empezado a llegar a la capital italiana, sino también para contener posibles protestas y acciones demostrativas. De hecho, ayer fueron detenidas unas diez personas, mientras que otras 26 fueron identificadas tras los disturbios ocasionados por algunos miembros de los movimientos antiglobalización, que quemaron neumáticos y volcaron contenedores de basuras.

Sin embargo, a la gran manifestación de 'bienvenida' que había sido organizada ayer por la tarde por los movimientos anticapitalistas en el centro de Roma no acudieron más que algunos cientos de personas, la mayor parte de ellas jóvenes, que protestaron de modo pacífico con pancartas contra la crisis, la especulación y de apoyo a los ciudadanos de L'Aquila, la ciudad donde se celebrará la cumbre y que hace tres meses quedó devastada por un fuerte terremoto.

Unos 60 detenidos en tres días
El portavoz del Cobas, Piero Bernocchi, uno de los movimientos que organizaron la protesta, denunció la "extraña acción de fuerza" que están llevando a cabo las autoridades italianas para presentar a los movimientos antiglobalización como "los malos de la película", algo que se ha demostrado con la detención de "unas 60 personas en sólo dos o tres días" y, sobre todo, "antes de que empiece la cumbre", denunció en declaraciones a Europa Press. En realidad, de los 60, parece que sólo 30 han sido detenidos, mientras que el resto únicamente han sido identificados.

Además de Roma, el despliegue de las fuerzas de seguridad tendrá lugar especialmente en L'Aquila, donde los líderes del G-8 empezarán a llegar a partir de hoy. En total, unos 15.000 hombres, con 2.500 militares, vigilarán la cumbre, que estará protegida con fuertes medidas de seguridad terrestre y un escudo aéreo antimisiles. También se intensificarán los controles en la autopista que une la capital italiana con L'Aquila, que distan poco más de 100 kilómetros entre sí.

Participantes
A los líderes del G-8 (Estados Unidos, Canadá, Japón, Italia, Alemania, Reino Unido, Francia y Rusia) se unirán cinco países emergentes (Brasil, México, Sudáfrica, China e India), Egipto, los países del Foro de las Principales Economías sobre Energía y Cambio Climático (Australia, Corea del Sur, Indonesia y Dinamarca), algunos países africanos (Angola, Argelia, Nigeria, Senegal, Etiopía), el presidente de turno de la Unión Africana (UA), cargo que actualmente ocupa el dirigente libio, Muamar Gadafi, y tres países invitados, que son España, Países Bajos y Turquía.

Los trabajos se abrirán con una comida limitada a los líderes del G-8 y en la que el tema central será la crisis económica internacional. Por la tarde, se celebrarán varios encuentros bilaterales mientras que por la noche, se afrontarán las principales cuestiones políticas de la agenda internacional.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es