11 de diciembre de 2019, 8:00:32
Comunicación

pagaron 1,16 millones de euros


Periodistas de Murdoch, acuisados de pinchar teléfonos a políticos y famosos


El grupo de comunicación de Rupert Murdoch ha sido acusado de interceptar teléfonos para espiar a políticos y famosos, como la modelo Elle Mcpherson o ex viceprimer ministro británico John Prescott. Lo ha publicado The Guardian.


"News Group Newspapers", filial británica del grupo del magnate australiano Rupert Murdoch, ha pagado presuntamente más de un millón de libras (1,16 millones de euros) en gastos legales después de que sus periodistas fueran acusados de interceptar teléfonos de políticos y famosos, informó hoy "The Guardian".

En su edición electrónica, el periódico, que cita una fuente de la Policía Metropolitana de Londres, asegura que el ex viceprimer ministro británico John Prescott, la ex ministra británica de Cultura Tessa Jowell, y la modelo australiana Elle Mcpherson, figuran entre los afectados por el espionaje telefónico.

Según el diario, el grupo de Murdoch -que publica en el Reino Unido rotativos tan conocidos como el sensacionalista "News of the World"- pagó la citada cantidad en tres casos judiciales, a fin de que las víctimas no hicieran público el escándalo.

Los periodistas en cuestión -indica la fuente del diario- fueron acusados de contratar investigadores privados para obtener información por medios ilegales como la interceptación de "miles" de teléfonos. El "Guardian" cita en concreto el caso de Gordon Taylor, director de la Asociación de Futbolistas Profesionales de Inglaterra, quien recibió 700.000 libras (812.000 euros) a modo de indemnización y costas.

Además, el rotativo señala que Andy Coulson, director de comunicaciones del líder del Partido Conservador británico, David Cameron, dirigía el "News of The World" cuando sus reporteros utilizaban detectives privados.

Desde "News International", empresa matriz de "News Group Newspapers", una portavoz se limitó a decir que esa empresa "considera inapropiado hacer comentarios en este momento".

Hace dos años, Clive Goodman, periodista implicado en un escándalo de interceptación de mensajes de teléfonos móviles de la Familia Real británica, fue condenado a cuatro meses de cárcel en al tribunal penal de Old Bailey de Londres.

Goodman, responsable del seguimiento de la realeza en el sensacionalista "News of the world", estaba acusado de conspirar para piratear comunicaciones, en un caso que afectó también a políticos, famosos y directivos del fútbol inglés.

Tras conocerse el veredicto, el entonces director del "News of the world", Andy Coulson, dimitió de su cargo al manifestar que asumía la "responsabilidad última" en el escándalo.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es