21 de noviembre de 2019, 4:21:42
Opinion


El mago juega con la energía nuclear

Adolfo Amorós Valderas


El presidente del gobierno anuncia que va a sacarse de la chistera una reforma legislativa sobre las centrales nucleares, regulando su vida útil.

Es un mago desfasado porque la vida de una central nuclear está regulada desde la construcción de su caldera y si se han introducido como en la central de Garoña nuevos desarrollos tecnológicos, su vida puede ser ampliada.

Además en CSN ha presentado un informe y aclaraciones posteriores dando un plazo de 10 años para su cierre y garantiza las condiciones de seguridad en todo momento.

Mientras la fusión nuclear no sea realidad la única energía “limpia, segura y económica” es la fisión nuclear, la demanda energética no se puede sostener con las energías “verdes” altamente insuficientes y caras.

España es el país industrializado que mas ha incrementado las emisiones de CO2 según la Agencia Europea de medio ambiente, en España se sitúa en el 32% muy lejos del objetivo del protocolo de Kyoto que es 15% y si quiere conservar su proceso de convergencia económica y cumplir con Kyoto es necesario reducir sus emisiones en 40% y situarse en niveles de países como Suecia y Francia con un peso relativo muy elevado de la energía nuclear.

¿Cómo se conjuga el cierre de centrales nucleares con el cumplimiento medioambiental?. Estamos a la cola de Europa con respecto a lo establecido en Kyoto.

El informe del CSN concluye que “ninguna modificación requerida pone en duda las condiciones de seguridad en las que opera la central de Garoña.

La magia de ZP es un engaño.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es