13 de julio de 2020, 0:24:14
Economía

"Semana en Blanco"


Dos heridos en Santiago de Compostela en las protestas del sector lácteo


Más de tres mil ganaderos han participado este miércoles en la tercera jornada de protestas de la Semana en Blanco, que se cerró con dos heridos en Compostela en enfrentamientos registrados entre manifestantes y Policía. Las Fuerzas de Seguridad han impedido que la tractorada saliese hacia el centro de la ciudad.


La Policía ha impedido en Santiago de Compostela que los tractores saliesen de la explanada del mercado de Amio hacia el centro de la ciudad, como tenían previsto, bloqueando el acceso de la feria con furgones antidisturbios que impedían el paso de la maquinaria agrícola a la calzada.

Protestas del sector lácteo en Santiago de Compostela



La secretaria general del Sindicato Labrego Galego (SLG), Carme Freire, declaró a Efe que los manifestantes se encontraron "sorprendidos" ante la respuesta policial, ya que la Subdelegación del Gobierno en La Coruña estaba al tanto del plan de protestas de esta mañana.

"Entregamos correctamente el comunicado -de las movilizaciones- en tiempo y forma, y a pesar de que la Subdelegación del Gobierno no nos había comunicado nada en contra, nos encontramos esta mañana con que la Policía no permitía salir a la manifestación", dijo Freire, que entiende que la decisión de impedir la tractorada se debe a que ésta "empieza a hacer mella al Gobierno central".

El secretario de organización de Xóvenes Agricultores (XXAA), Tomás Díaz, dijo que la Delegación del Gobierno tiene "secuestrados" a los manifestantes en la feria agrícola.

El sindicato Unións Agrarias (UUAA) informó esta tarde, en un comunicado, que ha interpuesto una denuncia ante el juzgado por entender que "se ha coartado el derecho de reunión, circulación y manifestación de una movilización, que cuenta con todos los permisos por parte de la Delegación del Gobierno en Galicia" y califica de "desproporcionada e injustificada" la reacción policial.

Los enfrentamientos se produjeron cuando, al ver que era imposible marchar con los tractores, los manifestantes, que habían incendiado un carro de la compra con gasóleo, cortaron a pie el periférico que conecta la ciudad, el aeropuerto y la AP-9 con el Polígono Industrial del Tambre, causando grandes retenciones y complicaciones en el tráfico.

Un grupo de ganaderos acudió entonces a vaciar un camión cargado de leche de la empresa Leite Río, atrapado en la retención de tráfico. Fuerzas policiales trataron de impedir el sabotaje e hirieron en la cabeza a uno de los ganaderos, que tuvo que ser tratado en el Hospital Clínico Universitario.

El otro herido, de carácter leve, se produjo cuando un grupo de manifestantes fue repelido por la Policía cuando intentaban cerrar el supermercado Maxi Día del polígono de Costa Vella.

Los centros de comercialización, un blanco
Como ocurriera el pasado martes en Lugo, los centros de comercialización de leche han sido precisamente los objetivos de la jornada en Compostela, en donde los ganaderos intentaron paralizar la actividad de centros como Día; el mercado alimentario Mercagalicia, en el Polígono del Tambre o, el centro Eroski de Sigüeiro (Oroso), informaron a Efe fuentes sindicales.

La Confederación de Empresarios de Galicia (CEG) ha lamentado, en un comunicado, "la violencia aplicada a las cadenas de distribución" en las movilizaciones, y agregó que "empresarios y ciudadanos no tienen por qué asumir las consecuencias" de las protestas, que "no deberían interrumpir de manera violenta la actividad económica".

En la capital lucense, miles de tractores aislaron el centro histórico del resto de la ciudad, al dar un rodeo a la muralla que impedía salir o entrar del recinto amurallado, inmovilizando el tráfico.

La afluencia de ganaderos, que concentran sus tractores en la zona de O Palomar, desbordó las previsiones de la organización, según declaró a Efe el secretario de organización en Lugo de UUAA, Pepe Rodríguez.

Los ganaderos cerraron la jornada con una comida-asamblea en la que trazaron el plan de protestas para el jueves, en la que los manifestantes volverán al centro de Lugo, a pie, con paradas en la Subdelegación del Gobierno y la sede administrativa de la Xunta en la capital lucense.

Los ganaderos concentrados en Compostela caminarán desde el recinto ferial de Amio hasta la Xunta de Galicia, para solicitar el establecimiento de un precio mínimo para la leche que cubra los costes de producción y evite así el colapso del sector lácteo gallego.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es