17 de septiembre de 2019, 4:28:31
Sociedad

los raptores pidieron 300.000 euros de rescate al padre


Liberada una joven en Alicante tras permanecer cuatro días secuestrada


La Policía ha liberado a una joven de 19 años que fue secuestrada en Alicante el pasado lunes, 13 de julio, cuando iba a coger su vehículo y detuvieron a dos hombres como presuntos autores del rapto. La joven, que permaneció cuatro días en un nicho excavado en la montaña, fue secuestrada, supuestamente, por dos hermanos con adiestramiento militar que pidieron 300.000 euros de rescate al padre de la víctima.


Fuentes de la Comisaría provincial de Alicante han informado de que una joven de 19 años ha sido liberada tras permanecer cuatro días secuestrada a manos, supuestamente, de dos hermanos con adiestramiento militar.

Los raptores solicitaron al padre, directivo de una empresa de la zona, 300.000 euros en billetes de 50 para su puesta en libertad, e intentaron persuadirle para que no avisara a la Policía. De los dos detenidos, uno de ellos acababa de cumplir condena por el homicidio doloso de su mujer y el otro estuvo empleado en la misma compañía que el padre de la víctima.

La operación comenzó el pasado 13 de julio cuando el padre de la joven secuestrada se puso en contacto con la Policía Nacional. Acababa de recibir una llamada desde el teléfono móvil que habitualmente usaba su hija en la que ella misma le comunicaba que estaba secuestrada. Acto seguido, supuestamente, uno de los secuestradores le dijo "esté usted tranquilo, no le vamos hacer nada por ahora, el miércoles le volveremos a llamar, tenga preparados 300.000 euros en billetes de 50, como llame a la Policía se estropeará todo", tal y como señalaron fuentes policiales.

Los agentes examinaron el vehículo de la víctima y comprobaron que una de las ruedas había sido pinchada. Así, determinaron que cuando la chica regresó para coger el coche, encontró el neumático desinflado y no pudo utilizar el automóvil. Sus secuestradores aprovecharon esa circunstancia para retenerla contra su voluntad e introducirla a la fuerza en otro vehículo, que habían robado con anterioridad a los hechos amenazando a su conductor con un subfusil y un cuchillo.

Una vez que los investigadores tuvieron datos suficientes de los presuntos autores y sobre la zona en la que pudiera encontrarse la secuestrada, se estableció un dispositivo para liberar a la joven. Tras acordarse la entrega del rescate con los supuestos secuestradores, se puso en marcha un operativo que resultó "extremadamente complicado por los continuos cambios del punto de entrega realizados por los raptores".

El dinero fue depositado entre los arbustos de una rotonda en un polígono industrial. A continuación se acercó una persona a recogerlo, que fue inmediatamente detenido por agentes del GEO. Paralelamente el resto del operativo controlaba la zona donde se encontraba la víctima.

Tras las detenciones los agentes comprobaron que los dos detenidos eran hermanos. Uno llevaba tan solo dos meses en libertad tras haber cumplido condena por el homicidio doloso de su mujer, con antecedentes también por violencia de género y robo con violencia. El otro era un antiguo trabajador de la empresa en la que también trabajaba el padre de la víctima, y se encontraba actualmente en paro y tenía importantes cargas económicas.






El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es