17 de noviembre de 2019, 18:48:36
Opinion


Escuela y trabajo

William Chislett


No hay mal que por bien no venga. En este caso, la recesión en España esta frenando el abandono escolar temprano de los alumnos, casi todos en colegios públicos, que dejan de estudiar después de la ESO. La tasa de abandono del 31%, según las últimas cifras, es el doble de la media europea y supone un grave obstáculo a cualquier intento de crear una economía basada más en el conocimiento y menos en ladrillos.

Después de 15 años de descenso continuado, coincidiendo más o menos con el auge de la economía española, el número de estudiantes en bachillerato y formación profesional (FP) empieza a aumentar un poco. ¡Bienvenido sea este cambio de tendencia!

Durante el boom económico, los chicos (más que las chicas que son más estudiosas y listas) podían abandonar sus estudios con facilidad para encontrar empleos no cualificados en la construcción o en el turismo, sobre todo en zonas costeras. En esta época, había tanta demanda de mano de obra que los dueños de una tienda de planos y fotocopias en mi barrio en Madrid no podían encontrar a nadie para un puesto de trabajo o los sueldos exigidos eran exorbitantes. Todo ha cambiado en el último año y ahora los adolescentes no tienen más remedio que seguir estudiando.

Si esta tendencia gana fuerza y aumenta el nivel de formación – el objetivo de la Agenda de Lisboa para 2010 es que el 80% de la población de la Unión Europea tenga al menos bachillerato o FP (imposible para España) – aún queda otro escollo que salvar fuera del sistema educativo. Y este es la falta de suficientes puestos cualificados. Ya se nota la frustración entre los que han terminado sus estudios (bachillerato y universidad) y acaban en un empleo por debajo de su formación. De ahí la importancia de cambiar el modelo económico.

Mientras tanto, el British Council School, un colegio bilingüe privado y elitista en Pozuelo de Alarcón, Madrid, lanzó en junio la primera experiencia de Workshadowing donde 75 alumnos observaban, escuchaban y seguían a uno o mas profesionales de las 40 empresas colaboradoras -de ahí el concepto de sombra-. ¡Bienvenida esta iniciativa de introducir a los jóvenes en el mundo laboral tan peculiar en España! Entre las empresas colaboradoras están Endesa, VIPS y Volvo.

Workshadowing no es lo mismo que Work Experience donde los alumnos participan en las tareas que realizan en la empresa colaboradora. Mis dos hijos, educados en Madrid en otro colegio elitista, hicieron Work Experience, hace más de 10 años, el mayor en una empresa científica en Cambridge, Inglaterra, y el menor en una revista en Madrid, gracias a un amigo editor. Esta última debía esconderse por no llamar la atención del gerente – el Work Experience era y sigue siendo una zona gris en las leyes laborales españolas – y el editor tuvo que limitar su presencia física en la redacción. El otro trabajaba 8 horas al día como si fuera un empleado más.

El problema de la Work Experience está resuelto en la FP (con las prácticas obligatorias reguladas en los ciclos), aunque no así en la universidad, donde las experiencias dependen más del voluntarismo de profesores, alumnos y empresas que de las normas. Por cierto que este voluntarismo abunda más en las universidades privadas que en las públicas.

Al hilo de de lo que realmente significa la experiencia en la profesionalización, hay que alabar la iniciativa de los Ministerios de Educación y de Trabajo, que tienen preparado un Real Decreto de reconocimiento de la experiencia laboral para que un gran número de trabajadores puedan acceder a la posesión, normalmente parcial, de un título de FP. Este reconocimiento puede actuar como un acicate para proseguir en la búsqueda de una mayor cualificación profesional.

Hace falta extender el WorkShadowing, y aún mejor el Work Experience, por todo el sistema educativo en España y no limitarlo a la FP y a los colegios privados. Las dos experiencias abren los ojos de los jóvenes al mundo laboral, ayudan a seleccionar una carrera y se consigue una integración profesional más rápida.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es