12 de mayo de 2021, 10:25:13
Cultura

una forma diferente de viajar


Un sofá libre y ganas de conocer gente nueva, punto de partida del "couchsurfing"


Viajar por todo el mundo teniendo alojamiento y anfitrión gratis ya es posible. El "Couchsurfing" (surfeo de sofás) se extiende día tras día y ya son más de 32.000 españoles los que han viajado o han acogido a gente de otras nacionalidades en su casa mediante este movimiento de intercambio cultural.


PIE DE FOTO


¿Tienes libre el sofá? Esta sencilla pregunta es, en la jerga de los apasionados por conocer diferentes países de la mano de sus propios habitantes, la forma de quedar con un posible anfitrión para pasar unos días en su casa, durante los cuales el ayudarse unos a otros es el principal objetivo.

"No tiene nada que ver con intercambiar casas, sino fomentar el intercambio cultural", ha afirmado a Efe Héctor, 'embajador' en España del movimiento "couchsurfing" ("surfeo de sofás"), una red social para viajeros que cuenta con 1.300.000 miembros en el mundo, 32.000 de ellos en España.

En tres años, Héctor ha sido el anfitrión, en su casa de Avilés, de casi trescientos huéspedes de muchas nacionalidades.

Hasta hace unos días ha tenido alojada a una joven checa a la que ha mostrado las playas asturianas y los pueblecitos de pescadores. Todo ello gratis, ya que sólo ha recibido a cambio el poder practicar el idioma inglés o compartir vivencias.

"Ella no tiene luego obligación de invitarme a mí a su casa", ha explicado este joven que, como 'embajador' de este movimiento social, se reúne varias veces al año con nuevos miembros para explicarles todas las dudas que les puedan surgir antes de apuntarse.

En ciudades como Madrid o Milán todos los días hay una reunión informativa, ha destacado, ya que este movimiento está creciendo mucho semana tras semana.

Hay gente que sólo prefiere acompañar a un viajero a ver un museo, al teatro o llevarle a la zona de marcha de su ciudad, ha especificado Héctor, quien ha podido alojarse de esta original forma por Italia, Dinamarca, Noruega o Suecia.

En cuanto al tema de la seguridad, Héctor ha explicado que para ello existen los sistemas de referencia. Antes de decidirse a ir a un domicilio, cada huésped puede buscar en www.couchsurfing.org el perfil de cada anfitrión, sus gustos, hobbies y, lo más importante, las referencias que sobre él hayan escrito otras personas.

De momento, Héctor nunca ha tenido que echar a nadie de su casa. "Toda la gente es muy agradecida, a lo mejor te friegan los cacharros, te hacen la compra o te preparan una comida de su país", ha comentado.

Carmen es una sevillana que conoció esta red social para viajar cuando estudiaba Erasmus en Alemania aunque, por diferentes motivos, se estrenó como huésped en su tierra, en Córdoba, con motivo de buscar alojamiento durante un festival cultural.

"Al final es la otra persona la que te elige a ti", ha subrayado, ya que ella, antes de recibir una respuesta afirmativa, pidió previamente "sofá" a cerca de diez registros. "Mi experiencia fue muy buena, estuve en casa de unos chicos muy agradables que me dejaron una habitación para mí sola", ha recordado.

Carmen, que recomienda a todo el mundo esta forma de viajar, vive con sus padres, y sólo ha podido enseñar su ciudad a algún italiano que se lo ha pedido a través de esta red social u otra parecida a la que también está apuntada como es el Club de la Hospitalidad (www.hospitalityclub.org).

Ambas redes sociales para viajeros son parecidas, aunque ella considera que el Club de la Hospitalidad da más importancia al alojamiento, mientras que "couchsurfing" valora por igual el tema de "conocer gente de una forma diferente".

De momento, mientras no tenga tiempo para un próximo viaje, espera poder acudir a las "quedadas" que se envían por e-mail los miembros de "couchsurfing".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es