19 de enero de 2020, 9:48:25
Cultura

34.000 piezas, en paradero desconocido


Rastreadores de obras de arte: en busca de los cuadros más preciados


La pintura artística es una de esas disciplinas que se deja querer no sólo por los museos, que la protegen, la exponen y la explotan, ni por los turistas, que la admiran, sino por los ladrones, que la roban. “Los niños del carretón” de Goya, “La Madonna del huso” de Da Vinci o “El grito” de Munch, fueron sustraídos de las paredes de los museos donde descansaban. Pero, ¿qué lienzos no han corrido la misma suerte?


Este sábado, se cumplen cinco años del robo de “El grito” y “La Madonna” de Munch del Museo Munich de Oslo. El 22 de agosto de 2004, tres individuos vestidos de negro y enmascarados irrumpieron en el museo para hacerse, a punta de pistola, con los cuadros más valiosos de la pinacoteca. Dos años después, la policía celebraba la detención de los responsables del hurto y la recuperación de las pinturas. Pese a la repercusión mediática que tuvo entonces el robo de los lienzos del pintor noruego, lo cierto es que esta práctica tiene célebres antecedentes. Probablemente el más conocido es el de la Gioconda, sustraída en 1911 del Louvre por un ex empleado, y recuperada dos años después.

Los niños del carretón, de Goya
El empeño por restituir estas obras ha ido en aumento desde la puesta en marcha de programas de rastreo llevado a cabo por las fuerzas de seguridad internacionales. Lo hace desde 2004 el FBI a través de un departamento dedicado exclusivamente a esta tarea, así como la Interpol, al emitir cada año una lista de las obras más buscadas. Ha sido esta organización de policía internacional la que esta semana ha puesto en marcha, para quien esté interesado, un acceso en línea a su base de datos sobre obras de arte robadas con el fin de favorecer la comunicación y reducir el tráfico de estos bienes culturales. Basta recordar que, según datos de este organismo, la cifra de obras sustraídas en todo el mundo ronda las 34.000 piezas, incluidas esculturas o tapices. Un negocio que mueve cada año en torno a seis billones de dólares, según el FBI.

Entre los logros de la oficina de investigación estadounidense está la recuperación de los mapas del siglo XV robados de la Biblioteca Nacional española, “Los niños del Carretón” de Goya, desaparecido en 2006 cuando era trasladado a una exposición en Nueva York, así como un retrato de Rembrandt y un Renoir, sustraídos en 2000 en Estocolmo.

La Navidad con San Lorenzo y San Francisco, de Caravaggio
Pero otros no han corrido la misma suerte. Todavía continúa en paradero desconocido la “Navidad con San Lorenzo y San Francisco” de Caravaggio, desaparecido en 1969 en Palermo y valorado en 20 millones de dólares. En Estados Unidos, continúa siendo un enigma dónde se encuentran los lienzos que en 1990 fueron sustraídos del Museo Isabella Stewart Gardner en Boston. Los ladrones se llevaron pinturas por valor de 300 millones de dólares. Entre ellas figuran las de nombres tan conocidos como Vermeer (Concierto), Rembrandt (Tempestad en el mar de Galilea y un retrato), Manet o Degas. Y aunque Nueva York ha sido escenario de hurtos de importancia, Europa es el paraíso de los “cacos del arte”. En Ámsterdam, aún lamentan la desaparición de “Vista del mar en Scheveningen” y “Congregación abandona la iglesia reformada de Nuenen”, de Van Gogh, valoradas en 30 millones de dólares. Lo mismo que en Oxford, donde fue robado en 1999 el lienzo "Vista de Auvers-Sur-Oise" del posimpresionista francés Cézanne.

Pero si en Italia o Francia se registran entre 2.000 y 3.000 sustracciones de este tipo cada año, según datos de la Guardia Civil facilitados a Efe en 2007, en España, estos robos son calificados de “segunda o tercera categoría” por la modesta cantidad de denuncias que se presentan o porque los delincuentes no son muchos. Pese a todo, entre 4.000 y 5.000 obras de arte han sido robadas desde 1980, según estimaciones del Grupo de Patrimonio Histórico de la Unidad Central Operativa –encargado de este tipo de delitos en España-. En mayo de este año, en una de sus últimas operaciones, este departamento detuvo a cinco personas relacionadas con el robo de 90 pinturas, entre ellas obras firmadas por José Ribera “El Españoleto” y Francisco Herrera “El Viejo”, para poner fin a 18 años de un goteo de robos en Alicante, Valencia, Murcia o Valladolid.











El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es