16 de septiembre de 2021, 14:07:14
Nacional

por una denuncia de Manos Limpias


Garzón declarará este miércoles como imputado ante el Tribunal Supremo


El juez Garzón ha sido llamado a declarar este miércoles como imputado ante el Tribunal Supremo por su actuación en la causa de las víctimas del franquismo. En 48 horas, el CGPJ podría inhabilitar temporalmente a Garzón si el juez Varela, que estudia la querella interpuesta por Manos Limpias, dicta un auto de procesamiento contra él.


El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón declarará este miércoles como imputado ante el Tribunal Supremo en relación con la querella por prevaricación que el sindicato de funcionarios Manos Limpias interpuso contra él por su actuación en el caso de la Memoria Histórica.

Garzón comparecerá ante el instructor de la querella de Manos Limpias y de la asociación Libertad e Identidad, el magistrado Luciano Varela, a las 12:30 horas, según una providencia notificada este martes por el Alto Tribunal.

Manos Limpias y Libertad e Identidad estiman en sus querellas -que se han acumulado en una que fue admitida a trámite el pasado 27 de mayo- que el juez de la Audiencia Nacional cometió un delito de prevaricación -que consiste en dictar una resolución injusta a sabiendas- al declararse competente para investigar las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo siendo consciente de que no lo era.

EL IMPARCIAL se ha puesto en contacto con el presidente de Manos Limpias, Miguel Bernad, que ha explicado que los abogados de su organización están preparando las preguntas que formularán al magistrados sobre un "claro delito de prevaricación". Bernad espera que en 48 horas el juez Varela dicte un auto de procesamiento tras el cual el Consejo General del Poder Judicial inhabilará temporalmente en el cargo a Garzón.


El pasado 27 de mayo, el Tribunal Supremo admitió a trámite la querella que Manos Limpias había presentado en enero, después de que el juez acordara en noviembre de 2008 remitir la causa a los juzgados territoriales en los que se encuentran las fosas con restos de desaparecidos que mandó abrir cuando se declaró competente para investigar este asunto.

La Fiscalía había pedido al Supremo que archivara la querella, al no apreciar en las resoluciones dictadas por el titular del juzgado central de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional los requisitos previstos para el delito de prevaricación. Para la Fiscalía, no había evidencia de que Garzón hubiera actuado "suplantando la 'ratio' y el fin de la norma por sus propias y particulares convicciones".

Garzón recurrió a finales de mayo la decisión del Supremo y negó haber prevaricado al declararse competente en el caso de las desapariciones durante la Guerra Civil. Según Garzón, ni el fiscal ni los magistrados de Sala de la Audiencia Nacional cuestionaron esta decisión como "extravagante, absurda o esperpéntica" o como constitutiva de un delito de prevaricación.

El alto tribunal rechazó los argumentos de Garzón al considerar que no desvirtuaban su decisión de admitir la citada querella y recordó al magistrado que "no se inicia un proceso porque se sea responsable de un delito, sino para poder determinar con garantías si se es o no responsable".

Según lo previsto por Bernad, antes de las Navidades, el juez Garzón podría ser condenado a una suspensión de un mínimo de cuatro años.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es