28 de julio de 2021, 6:22:38
Cultura

su objetivo era una "fábula moral"


Luis Mateo Díez presenta "El animal piadoso", una reflexión sobre la soledad


Luis Mateo Díez convierte a un comisario de policía jubilado en el protagonista de su nueva novela, "El animal piadoso", una fábula moral sobre la sospecha y la misericordia muy alejada de los cánones de la novela negra, ese género que el escritor admira aunque no le gusta lo que se publica actualmente.


"La novela policíaca moderna me cansa, está llena de artificios y cualquier cosa vale para multiplicar lo poco que ofrece al lector", ha dicho este miércoles Luis Mateo Díez en una entrevista, horas antes de presentar su nuevo libro, impregnado, como todos los suyos, de esa atmósfera especial que este "contador de historias" ha sabido crear en su obra.

Publicado por Galaxia Gutenberg-Círculo de Lectores, "El animal piadoso" es una reflexión sobre la soledad, la vejez y el sentimiento de culpa, salpicada de "los elementos de intriga, de misterio y de indagación" que precisa la historia y que están presentes en la narrativa de Mateo Díez (Villablino, León, 1942) desde su primera novela, "Las estaciones provinciales".

Su pretensión con su nuevo trabajo no era, "obviamente, escribir una novela de género, sino una fábula moral", y para ello necesitaba "un personaje muy integrado en el mundo del delito, en la investigación del lado oscuro de lo que somos".

Luis Mateo Díez (Foto: Manuel Engo)

Y ése es el comisario Samuel Mol, un policía jubilado, "dueño de una mala conciencia", al que atormentan los casos que dejó sin resolver en el pasado, como el de un matrimonio que fue brutalmente asesinado, catorce años atrás, en Armenta, la ciudad donde vive el protagonista. El encuentro casual del comisario con el anciano Elicio Cedal, implicado de alguna forma en aquel terrible suceso, remueve la memoria de Mol "cuando ya era casi un fantasma", y lo lleva a recorrer de nuevo los escenarios del crimen en busca de respuestas.

Samuel Mol, escribe Mateo Díez en el libro, ya no era "el profesional que fracasó en la investigación, el mal policía dueño de una mala conciencia". Era "un hombre perseguido", que necesitaba "perdón y misericordia y piedad".

Galardonado con los premios de la Crítica y el Nacional de Narrativa en dos ocasiones (por "La fuente de la edad" y "La ruina del cielo"), Mateo Díez sabe que el personaje del comisario "es uno de los mejores" que ha construido en su larga trayectoria, y lo dice "sin que suene a autohalago". "Dios me libre", añade,

Mol poseía "una gran generosidad personal, misericordiosa", y eso no le facilita las cosas a un policía. "Siempre se vio a sí mismo -comenta el autor- como si no se atreviera a asumir esa profesión de la sospecha y de que al culpable hay que castigarlo". Y por eso en la novela hay "un conflicto de culpa y de exculpaciones". "Es un hombre extremadamente solitario, acorralado, extraviado", como muchos de los que pueblan las novelas de Mateo Díez. Y es también un ser religioso, de "alma imprecisa", que hace "un uso extraño de la religión".

En "El animal piadoso" hay ciertas dosis de humor y de elementos grotescos, y Mateo Díez anuncia que quiere "intensificar el humor" en sus próximas novelas.

Este académico de la Lengua, Premio Castilla y León de las Letras, es "muy lector" de clásicos de la novela negra como Dashiell Hammett, Raymond Chandler y Simenon, pero lee "poca" de la que se publica actualmente.

La próxima obra del escritor no será de ficción y estará dedicada a "las muertes familiares". Se llamará "Azul serenidad o la muerte de los seres queridos" y en ella el autor tratará de encontrarle "un sentido, un consuelo" a esos fallecimientos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es