11 de diciembre de 2019, 10:36:19
Nacional

los jueces preparan una huelga


Conde-Pumpido afirma que combate la corrupción "venga de donde venga"


El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, ha destacado este lunes el incremento en más de un cien por cien de las diligencias de la Fiscalía Anticorrupción ante la exigencia de la sociedad de "erradicar las conductas corruptas vengan de donde vengan, sean quienes sean sus autores".


El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, ha destacado este lunes el incremento en más de un cien por cien de las diligencias de la Fiscalía Anticorrupción ante la exigencia de la sociedad de "erradicar las conductas corruptas vengan de donde vengan, sean quienes sean sus autores". Así lo ha indicado el fiscal general del Estado durante su discurso en el acto de apertura del año judicial que preside el Rey y en el que ha destacado que la sociedad democrática construida en 30 años de vida constitucional exige "ese esfuerzo, no siempre grato".

El fiscal general, que ha iniciado su discurso con unas palabras del presidente de Estados Unidos, Barak Obama, ha manifestado que sea cual sea la estrategia de defensa de las conductas corruptas "no logrará en ningún caso deslegitimar la lógica y la acción inexorable del Estado de Derecho". Así, ha subrayado la lógica de una Justicia igual para todos "sin privilegios y excepciones, sin más límites que los que marca el propio ordenamiento jurídico".

El máximo representante del Ministerio Público ha subrayado asimismo la obsolescencia del sistema procesal penal español en el que, ha dicho, las carencias del marco legal de garantías son más patentes a medida que la sociedad avanza. "Fenómenos como la politización de la Justicia y la judicialización de la política tienen que ver no solo con quienes desde cualquier posición pretenden confundir ambas esferas en beneficio propio, sino con la debilidad de un sistema procesal caduco", ha considerado Conde-Pumpido. Así, ha dicho que cuestiones como el secreto de sumario, las garantías de los imputados o el sistema de recursos no son problemas que vayan a resolverse "clamando por la imparcialidad del sistema desde posiciones de patente parcialidad". Por ello, ha expresado su esperanza por el Plan de Modernización de la Justicia aprobado el pasado viernes por el Consejo de Ministros.

Dívar pide a los jueces que superen las situaciones de desánimo o incertidumbre
El presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, ha animado este lunes a los jueces a que continúen trabajando con dedicación y prudencia, "superando pasajeras situaciones de desánimo o incertidumbre, que han venido caracterizando el ejercicio de la jurisdicción".

En su discurso en el acto de apertura de los Tribunales, que preside el Rey, Dívar se ha comprometido a esforzarse para poner al día al Tribunal Supremo (TS), pues, a su juicio, se trata de "una cuestión de Estado" en la que deben implicarse todos los Poderes, instituciones y Administraciones. Según Dívar, "esa actualización constituirá, sin duda alguna, un importante factor dinamizador de la economía nacional". Además, ha pedido que, en la "crítica legítima", se respete la independencia en la actuación de los magistrados del Supremo. "Me refiero -ha dicho- a las críticas aparecidas recientemente respecto de la actuación de la Sala Segunda", que antes del verano acordó admitir una querella por prevaricación contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

Dívar ha recordado a las últimas víctimas mortales de ETA y ha confiado en que "no esté muy lejano el día en que la violencia terrorista quede definitivamente erradicada de nuestra sociedad y los conflictos se encaucen por las vías jurídicas que ofrece nuestro Estado de Derecho". Según ha anunciado, en 2008 la tradicional tendencia de incremento de asuntos pendientes en el Alto Tribunal "se ha quebrado radicalmente" y ha dado paso a un "espectacular" descenso, cercano al 40 por ciento, del número de litigios pendientes de resolución.

Ello significa que el Supremo no sólo ha resuelto un número de recursos equivalente al que en los últimos tres años se habían interpuesto ante él, sino que, además, se ha conseguido que los casi 44.000 asuntos que estaban pendientes al comienzo de 2006 se hayan reducido a menos de 27.500 al finalizar 2008. Así, tres de las cinco Salas ordinarias -la de lo Penal, Social y Militar- ya están resolviendo los asuntos sometidos a su enjuiciamiento antes de que transcurra un año desde su ingreso. Dívar ha confiado en que la Sala de lo Civil esté en esta situación en 2010, mientras que la de lo Contencioso-Administrativo (que es la que históricamente ha padecido una mayor acumulación de asuntos pendientes) también lo pueda estar en 2012. "Nuestro máximo empeño a este respecto se centra en lograr que, con ocasión del 200 aniversario de la creación del TS, que tendrá lugar en 2012, podamos ofrecer a los ciudadanos una completa y hasta desconocida actualización del más Alto Tribunal del Estado", ha subrayado. Ello tendrá consecuencias positivas, como una mayor seguridad jurídica, la efectividad de la tutela exigida por la Constitución y una dinamización de la economía.

Dívar ha puesto como ejemplo a la sección segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TS, que resuelve los asuntos de naturaleza tributaria y cuya cuantía total que se encuentra en litigio asciende aproximadamente a 6.000 millones de euros, cifra equivalente al triple del presupuesto del Ministerio de Justicia para 2009. En su opinión, "mientras no se alcance la definitiva puesta al día de todo el Tribunal, esa ingente cantidad de dinero -que podría estimarse en varios miles de millones de euros más- se encuentra congelada y no revierte al circuito económico". Además, ha agradecido el trabajo de los integrantes del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), que comenzó su mandato hace un año.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es