12 de mayo de 2021, 10:50:38
Cultura

niega la politización del cine


Guardans anuncia un "plus" en la concesión de ayudas a películas dirigidas por mujeres


El director general del Cine, Ignasi Guardans, ha comparecido este martes en la comisión de Cultura del Congreso para, según sus palabras, “explicar y aclarar la realidad cinematográfica”. Las ayudas por parte del Estado y su interés por que la opinión pública muestre interés por el cine español han centrado su intervención. Sobre la Ley del Cine ha afirmado que introducirá, como novedad, "un elemento de discriminación positiva en favor de la dirección de mujeres”.


Ante las dudas sobre la aplicación de la Ley del Cine y para refrescar los datos sobre el estado de la cinematografía española, Ignasi Guardans, responsable del ICAA, ha comparecido este lunes en la comisión de Cultura del Congreso.

El director general del Cine ha incidido en la necesidad de preguntarse sobre qué se está haciendo en materia de ayudas a la cinematografía. “El cine español es una parte esencial de nuestra cultura”, ha dicho Guardans, quien ha recordado que para preservarlo hace falta cuidarlo “porque queremos que no nos lo cuenten otros desde fuera”.

Sobre los ataques de quien apunta a una amistad "más que cercana" entre Gobierno y la industria cinematográfica, Guardans es claro: “No apoyamos al cine porque haya esta u otra persona”. A lo que añade, sin embargo, que “es posible que se cometieran errores” pero defiende “la libertad de expresión de cualquier director o actor de cine”. Así, el responsable del ICAA ha querido quitar importancia a quien busca politizar la obra cinematográfica y ha afirmado que hasta lo que él sabe no ha habido reparto alguno en función de criterios políticos: “No es verdad respecto del pasado y, mientras que yo esté aquí, doy mi palabra de que no será así en lo que venga en adelante”.

El cine, a la cola de Europa
Con los datos sobre el cine en España y en Europa en la mano, que ya presentó la semana pasada en el Senado, Guardans ha aclarado que no viene “pidiendo más dinero para el cine sino una labor de pedagogía”. Su intención pasa por que cese la discusión sobre la necesidad de ayudar al cine y que se plantee un diálogo sobre cómo hacerlo para mejorar sus resultados. La realidad es contundente. Mientras que en Francia, por ejemplo, en 2008 el cine local alcanzó la cuota de mercado del 45 por ciento del total de espectadores, en España logró un 13 por ciento. Un dato que, según Guardans, “tiene que llevar a la preocupación”. Así, sin poner en duda el talento creativo de nuestro cine, el responsable del ICAA, admite sin reparos la debilidad de nuestra industria cinematográfica. “Producimos una cantidad de películas superior al Reino Unido y, proporcionalmente, a Alemania, pero tenemos la cuota más baja de Europa”, ha dicho. A lo que añade que, en 2008, “un 82 por ciento de las empresas participaron en una sola película” lo que lleva a plantearse que “casi tenemos tantas empresas como películas”.

Entre las medidas que plantea el organismo que dirige, encaminadas a mejorar la situación, Guardans ha enumerado un refuerzo de las ayudas al guión, una reforma del sistema de calificación de películas y un apoyo al cine en lenguas distintas a la castellana “a través de convenios y de una mayor facilidad para acceder a la ayuda pública”. Pero además, ha anunciado la introducción “de un elemento de discriminación positiva a favor de las películas dirigidas por mujeres así como las que traten el tema de la infancia”, lo que significa que las cintas que cumplan con este requisito recibirán un “plus”, según ha comentado. El objetivo, ha dicho “es fomentar la creación artística por parte de las mujeres y materializarlo a través de la concesión de ayudas”.

Sobre la digitalización progresiva de las salas de cine, Guardans ha mostrado su “profunda preocupación” ante la evidencia de que “a medio plazo vayan a cerrar un tercio de las salas de cine de Europa si no reaccionamos a tiempo”.

Despolitizar la industria
Tras la intervención de Guardans ha llegado el turno de las intervenciones de los portavoces de los grupos parlamentarios. Todos han transmitido su confianza en el responsable del ICAA, aunque ha sido el portavoz del PP en la comisión, Ferrer Roselló, quien se ha mostrado más crítico en torno a la “necesidad de reestructurar el sector” porque, a su juicio, “sin una industria potente, no podemos hacer el cine que queremos”.

Aunque de acuerdo en las ideas propuestas por Guardans, Roselló ha manifestado su preocupación por la “manipulación interesada del mundo del cine”. Así, ha afirmado que su grupo apoyará las ayudas que propone el ICAA y el Ministerio de Cultura pero “las seguirá de cerca” para evitar que se convierta en un “pago a amiguetes”, ya que “esa política ha existido y esa politización ha empeorado al cine”, ha dicho. Sus críticas no han concluido ahí ya que ha afirmado que “el Gobierno ha actuado de una manera detestable, con una falta de respeto y muestra de desprecio hacia el cine”. A estas acusaciones Guardans ha afirmado que “no ha habido manipulaciones, errores sí, pero no un reparto en función de criterios políticos” y ha afirmado que es “demencial” vincular la libertad constitucional de los creadores con su obra.

Hay que buscar, pues, según Guardans, que la opinión pública “esté orgullosa de su cine como lo está de la moda, de los cocineros o de sus deportistas” y “articular un mecanismo firme de apoyo desde el Estado” porque, según cree, “nos jugamos el futuro de nuestra cultura audiovisual”.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es