8 de diciembre de 2021, 5:17:55
Cultura

en una exposición


Roma rescata la gran pintura italiana de la época de los Césares


Roma recuerda desde este miércoles el esplendor que la pintura alcanzó durante la época de los Césares, y cuyas obras más representativas se han perdido, a través de una exposición en las escuderías del Palacio del Quirinal donde han logrado reunir piezas provenientes de todos los rincones del Imperio.


La exposición "Roma. La pintura de un Imperio", en la capital italiana, pretende desde este miércoles hacer un recorrido por el esplendor de las pinturas de la época de los Césares. Los organizadores han pedido a los visitantes un esfuerzo de imaginación: que pensaran en un mundo en el que los cuadros de Rafael, Botticelli, Velázquez, Rembrandt o Goya se hubieran perdido, y sus nombres sólo se conocieran por las crónicas de la época.

La voluntad de "reconstruir" de alguna manera este legado perdido ha impulsado al arqueólogo italiano Eugenio La Rocca a traer a Roma cien obras provenientes de París, Londres, Moscú, Edimburgo, Fráncfort, Nápoles y Zúrich, y que se encuentran entre las más representativas y mejor conservadas de la pintura romana.

La Rocca aseguró que la intención de la muestra es "dar una idea a la gente" de lo que fue la gran pintura romana "a través de lo poco que queda de ella", y sobre todo de la pintura parietal, es decir, los frescos encontrados en el interior de casas y palacios romanos.

Se exhiben así obras claves de los cuatro estilos pompeyanos, desde las llamadas "Bodas Aldobrandinas", conservadas en los Museos Vaticanos, al "Hércules y Telefo" de la Basílica de Herculano, así como parte de la decoración de la Villa de la Farnesina, en Roma. Pero los organizadores han querido dar una visión más amplia de la pintura en el Imperio Romano, fuera de los cuatro estilos.

Así, se trata de la primera vez en que pueden verse juntos los retratos surgidos de los talleres de la metrópoli, como los que pueden encontrarse en Pompeya y Herculano, y los famosos retratos sobre tabla de El Fayum (Egipto).

Los retratos romanos buscaban una imagen "fisiológica", señaló el arqueólogo, en contraposición a los retratos "tipológicos" de los griegos, quienes plasmaban cuadros de poetas, de filósofos, de políticos y demás, por lo que se encuentran grandes parecidos entre los miembros pertenecientes al mismo gremio.


El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es