21 de octubre de 2019, 11:49:40
medioambiente

1969 - 2009


Doñana "está mejor que nunca" en su 40 aniversario


El director de la Estación Biológica de Doñana (EBD), Fernando Hiraldo, ha afirmado, cuando se cumplen 40 años de la declaración de Doñana como Parque Nacional, que el espacio natural "está mejor que nunca", aunque apuntó que "aún siguen existiendo amenazas graves", relacionadas, sobre todo, con la gestión del agua.


En rueda de prensa, Fernando Hiraldo, director de la Estación Biológica de Doñana (EBD), quien estuvo acompañado de la consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, Cinta Castillo, destacó que, en estas cuatro décadas, el espacio natural ha "multiplicado por quince su superficie protegida", pasando de las iniciales 6.500 hectáreas a las 110.000 actuales, además de contar con la protección de normas jurídicas autonómicas, estatales y europeas y ha experimentado una "notable evolución en biodiversidad", sin olvidar las aportaciones que durante este tiempo ha realizado la ciencia a su conservación por parte de la propia EBD, el CSIC u otros organismos.

"Antes de que se iniciara su protección oficial en el año 1964, Doñana no era más que un lugar cerrado y conservado como coto de caza que perdía biodiversidad a chorros y hoy en día se ha convertido en un espacio visitado por cientos de miles de personas a año y en una potencia natural y económica generadora de empleo, así como de cultura", afirmó.

En esta línea, indicó que en Doñana existen actualmente más de 900 especies de plantas vasculares y helechos, 20 especies de peces de agua dulce, once de anfibios, 21 de reptiles, 37 de mamíferos no marinos y 360 de aves, de las que 127 se reproducen habitualmente en el Parque, subrayando que, a pesar de la extinción de algunas especies en el entorno, como la avutarda o el torillo andaluz "hay signos científicos evidentes de un aumento de la biodiversidad", como demuestra el hecho de que ha colonizado el búho real por primera vez en la historia del espacio o el crecimiento en la población de la garza real.

No obstante, señaló que "aún siguen existiendo importantes amenazas" para el Parque, pero éstas "han evolucionado en positivo", aludiendo a la plantación de miles de eucaliptos, la construcción de la carretera de Matalascañas (Huelva) en el año 59 o la de Huelva-Cádiz, las urbanizaciones de Mazagón y Matalascañas -hoy "limitadas"- o la conversión en regadío de 47.000 hectáreas del Plan Almonte-Marismas, hoy "reducidas a 10.000, según apuntó.

También en este sentido, se refirió a la "regeneración hídrica" del espacio que comenzó en los 80; al hecho de que en el año 1983 se prohibiera la caza en el Parque Nacional; el programa de eliminación de eucaliptos que dio comienzo en el año 89; las acciones sobre los téndidos eléctricos que suponían una "gran amenaza" para la aves de Doñana; la recuperación de las zonas afectadas por la rotura de la balsa de Aznalcóllar; o la elaboración, "por primera vez después de tantos años de un mapa de riesgo de Cepsa en Huelva".

Hiraldo puntualizó que los incidentes ocurridos recientemente en el espacio natural protegido, como "envenenamiento de águilas imperiales, muerte de linces atropellados o el vertido de crudo" de este verano, aún "sin restarles importancia, no deben de entenderse como un deterioro del mismo".

"Doñana está mejor ahora que ha estado nunca y tiene menos amenazas de las que tenía, aunque siga teniendo problemas como va a tener siempre", defendió.

Entre los problemas vigentes, destacó la "necesidad de contar con agua superficial y subterránea en cantidad y calidad suficientes", advirtiendo de la "sobreexplotación del acuífero que sustenta Doñana y su contaminación". Así, consideró que el volumen del acuífero ha sufrido un "importante descenso que hay que corregir", rechazando que se acuda a aportaciones externas, pues "Doñana ya no aguanta más contaminación por nitratos".

No obstante, se mostró optimista con la nueva gestión de los recursos que supondrá la entrada en vigor de la Ley de Aguas de Andalucía, que en la actualidad se tramita en el Parlamento andaluz, y con los incentivos a la agricultura ecológica, que tiene "muchas posibilidades para evitar la excesiva extracción de agua".

Ampliar la superficie de Doñana
Por otro lado, tanto la titular de Medio Ambiente como el director de la EBD, coincidieron en pedir al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM) una "mayor inversión e implicación en el Parque", haciendo hincapié en la "compra de terrenos para aumentar la superficie protegida y en la mejora de la gestión del agua para evitar, ahora que estamos a tiempo que ocurra en Doñana lo mismo que en las Tablas de Daimiel".

"Que las competencia sobre el Parque hayan sido transferidas a la Junta de Andalucía, no significa que el Ministerio se inhiba y deje de aportar fondos para la mejora de la conservación del espacio, considerado, además, como Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y Patrimonio de la Humanidad", reivindicó Hiraldo.

Por su parte, Castillo, reclamó "más inversión, no sólo para Doñana, sino para mejorar la gestión de cualquier espacio protegido", ya que, a su parecer, "la colaboración interadministrativa se refleja en los presupuestos" y afirmó que la ampliación del espacio a través de la compra de terrenos es "siempre una posibilidad". "De hecho, hay fincas que estamos deseando de incorporara al espacio", aseguró.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es