23 de septiembre de 2019, 21:44:04
Opinion


BIEN POR GARZÓN

Luis María ANSON


He criticado, unas veces, denunciado otras, las decisiones o los abusos del juez Baltasar Garzón. En el ejercicio del contrapoder, el periodista tiene la obligación ante los lectores de criticar al poder cuando el poder se equivoca y de denunciar al poder cuando el poder abusa. También de elogiar al poder cuando el poder acierta. Y en este caso, Baltasar Garzón, que gestiona una parcela del poder judicial, ha acertado y, en mi opinión, lo ha hecho valerosamente.

     Los caminos de la violencia para beneficiarse políticamente deben quedar cegados por el Estado de Derecho. Ni chantajes ni violencias ni amenazas ni extorsiones. Sólo vale la palabra en la democracia pluralista. La respuesta a los que ofenden el ordenamiento jurídico es la cárcel. Y eso ha hecho Garzón. Ha instalado en prisión una vez más al cabecilla de Batasuna, Arnaldo Otegui, que es, en definitiva, un etarra, que mueve el brazo político de la banda terrorista.

     La actitud de Garzón ante la actividad y los grupos enmascarados de Eta ha sido siempre ejemplar. Era su deber pero no pocos jueces se han acollonado y han aplicado a los terroristas disposiciones edulcoradas, dictadas por el miedo a las represalias contra ellos o sus familiares. Garzón, no, Garzón con la ley en la mano les ha hecho frente, les ha investigado, les ha perseguido y les ha encarcelado. Bien por Garzón. El juez administrando justicia y Otegui en la cárcel.



El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es