8 de diciembre de 2019, 23:21:45
Deportes

concluye la irregular etapa de abel


Laudrup, a punto de convertirse en nuevo entrenador del Atlético


El Atlético de Madrid se ha cansado de esperar una reacción de su equipo después de un mal papel en Liga y nefasto en Champions. Derrotado en Pamplona por 3-0 y en Londres frente al Chelsea por 4-0 estos últimos días, la travesía de Abel en el equipo colchonero ha terminado. Según ha podido saber EL IMPARCIAL, su sustituto es un conocido del fútbol y los banquillos españoles. Michael Laudrup tiene un complicado papel por cumplir. Al menos, la afición puede confiar en que un cambio en el banquillo suponga también un revulsivo para una plantilla desanimada y desunida.


Michael Laudrup será el nuevo entrenador del Atlético de Madrid después de los malos resultados cosechados por el equipo en este comienzo de temporada con Abel Resino al frente. Ex entrenador del Getafe, donde cumplió con creces los objetivos, e histórico jugador de Barcelona o Real Madrid, el danés recalará en un equipo complejo de por sí pero al que se añade una plantilla dividida y sin juego. El equipo más goleado de Primera y Segunda debe cambiar su juego, y Laudrup predica el toque y la construcción elaborada en el centro del campo, unas de las mayores carencias de este Atleti.

Es hijo del futbolista internacional Finn Laudrup, que militó en el KB y Broendby, en el que también dirigió a Michael, y su hermano menor Brian también destacó como futbolista en el Bayern de Munich, AC Milán y Chelsea. En la temporada 1979-80 jugó en el Broendby, pasando en la siguiente a defender los colores del Copenhague. En 1982 regresó al Broendby, que acababa de ascender a la máxima categoría nacional y en el que permaneció hasta 1983. Debutó con la selección nacional en partido oficial en 1982, el mismo día que cumplió 18 años.

En 1983 dio el salto al fútbol italiano al fichar por la Juve, quien lo cedió al Lazio, en el que estuvo dos temporadas, para en la 1985-86 recalar definitivamente en el Juventus de Turín. En los cuatro años en la Juve, donde coincidió con Michel Platini y en los que marcó 15 goles ligueros y 11 en las copas europeas, conquistó la Intercontinental de 1985 y la Liga de 1985-86.

En junio de 1989 se comprometió con el FC Barcelona para jugar a las órdenes de su ídolo Johan Cruyff y al mes siguiente fichó por tres temporadas y una prorrogable, aunque el equipo tuvo que abonar por su traspaso 240 millones de pesetas en aplicación del canon de la Unión Europea de Asociaciones de Fútbol (UEFA). En el club blaugrana coincidió también con el recién incorporado Ronald Koeman. El delantero danés se sintió dolido en abril de 1990 cuando Cruyff, responsable de su llegada al equipo, le criticó por su baja capacidad goleadora y su posible sustitución en la demarcación por el búlgaro Hristo Stoichkov, con el que al final formó parte de la punta atacante.

El 20 de mayo de 1992 fue uno de los héroes de Wembley en el que el FC Barcelona se alzó con la Copa de Europa frente al Sampdoria. Esta actuación le valió el premio al mejor jugador extranjero de la 91-92 para la revista "Don Balón" y Cruyff lo definió entonces como el jugador europeo que ha tenido "un buen año en el 92".

Con el "dream team" culé, en el que llegó a convertirse en un imprescindible, completó su palmarés con la Supercopa de Europa (1992-93), 4 Ligas (1990-91, 1991-92, 1992-93 y 1993-94), la Copa del Rey de 1990 y las Supercopas de España de 1992 y 1993. Además, fue merecedor del reconocimiento de mejor jugador extranjero 92-93 en una encuesta entre los técnicos del fútbol español para "El País" y Javier Clemente lo consideró como el mejor jugador de Europa.

En agosto de 1993 anunció su regreso a la selección danesa, a la que había renunciado en noviembre de 1990, por discrepar con el estilo de juego que seguía el preparador nacional Richard Moeller Nielsen, por lo que no pudo saborear la Eurocopa que Dinamarca conquistó en 1992. Pese a su concurso, la derrota de su selección en noviembre de 1993 frente a España, en Sevilla, les dejó sin plaza para el Mundial '94 de EEUU. Se hizo con el brazalete de capitán de la selección en 1995.

Desde comienzos de 1994, pocos meses antes de que cumpliera su contrato con el Barcelona, empezaron a circular informaciones que lo situaban en el Real Madrid, pero no fue hasta junio cuando se anunció su fichaje por el club blanco por dos temporadas, aunque su llegada al Bernabéu le costó al equipo pagar 200 millones de pesetas que tenía en una cláusula si jugaba en otro equipo español. Pocos meses antes, el jugador se mostró muy decepcionado hacia el equipo técnico de su equipo por los criterios para descartar a un extranjero tanto en Liga como en Copa de Europa, añadiendo luego que no podía aguantar a Johan Cruyff.

En sus dos temporadas de blanco, en los que destacó por su genialidad en el juego junto con el argentino Fernando Redondo, totalizó 12 goles en Liga y conquistó la Liga 94-95 con Jorge Valdano en el banquillo. En la "casa blanca" hicieron mella unas declaraciones efectuadas en diciembre de 1995 a un medio de su país en las que aseguraba que el Real Madrid le trata como a un esclavo, después de que adelantara unas horas el inicio de las vacaciones respecto al resto del equipo.

En abril de 1996 dio por finalizada su etapa en el equipo al finalizar la temporada y se comprometió con el Kobe, equipo de la Segunda División japonesa, para 14 meses, pero en los que no jugó mucho desde abril de 1997 por una lesión de rodilla. Jugó 15 encuentros, en los que anotó 6 goles.

En junio de 1997 el centrocampista fichó con el Ajax holandés por una temporada, con la que conquistó la Liga holandesa (jugó 21 partidos en los que marcó 10 goles) y el 17 de mayo la final de la Copa contra el PSV Eindhoven, su último partido oficial de equipo.

El 4 de julio de 1998 colgó las botas y cerró su etapa de 16 años con la selección, con 104 partidos en su haber, en el encuentro de cuartos de final del Mundial de Francia frente a Brasil, en el que cayeron 3-2. Con éste había disputado, además, el Mundial de México (1986) y la Eurocopa de Inglaterra (1996).

Agüero y Forlán no rinden a su nivel habitual. Efe

El 21 de septiembre de 1999 fue elegido ayudante del nuevo seleccionador danés, Morten Olsen, del que Laudrup había heredado el brazalete de capitán de la selección, a partir del 1 de julio de 2000. Dejó el puesto en julio de 2002 después de la celebración del Mundial de Corea y Japón, en el que el equipo alcanzó los octavos de final.

En mayo de 2002 se comprometió con el Broendby, equipo en el inició su carrera como futbolista, y con el que debutó como entrenador el 28 de julio goleando a domicilio al Silkeborg (0-3). En su primera temporada ganó la Copa danesa de 2003 y fue subcampeón de la Liga, y sus compañeros de profesión daneses le eligieron mejor técnico de la temporada 2002-03. El 3 de marzo de 2004 regresó al Camp Nou para caer derrotado 2-1 en partido de la Copa de la UEFA, esa temporada repitió como segundo por el título de Liga.

En su tercer año en el Broendby, la 2004-05, se consagró como técnico al conquistar la Liga y la Copa danesa, y consiguió su segunda elección como mejor entrenador de su país. En la siguiente, con la que concluyó su contrato, el equipo sólo fue subcampeón de Liga y estuvo marcado por la irregularidad, algo que la afición no le perdonó.

No renovó y después de un año sabático, el 9 de julio de 2007 se convirtió en entrenador del Getafe para las dos próximas temporadas, donde recibe como herencia un equipo revelación dirigido por Quique Flores y luego por Bernd Schuster.

El jugador se interesó desde su etapa española por inversiones en distintos sectores, fue socio del restaurante "Langelinje Pavillon" en Copenhague, que quebró en 1997, la exportación a su país desde 1993 de vinos españoles a través de la empresa "Laudrup Vinimport", la compra de cuadros o la empresa de artículos deportivos Patrick. Gran conocedor de España, en 1997 escribió junto a dos cocineros de su país el libro "En Gastronom i Spanien" (Un gastrónomo en España), sobre cocina española.

En mayo de 2000 recibió la Cruz de Caballero de la Orden de Dannebrog, de manos de la reina Margarita II. Su Federación lo eligió en noviembre de 2006 mejor jugador danés de la historia.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es