11 de diciembre de 2019, 7:52:28
Economía

nuevo libro de guillermo de la dehesa


Solbes no habla sobre la gestión de Salgado, "cosa que a nadie le extrañará”



Miguel Boyer, Carlos Solchaga, Rodrigo Rato y Pedro Solbes han querido participar en la presentación del nuevo libro de Guillermo de la Dehesa: La primera gran crisis financiera del siglo XXI. Orígenes, detonantes, efectos, respuestas y remedios” (Alianza Editorial). Las intervenciones han versado sobre el libro y, por extensión, sobre la crisis, con discursos en clave económica y que, pese a tratarse de un asunto actual, no han tocado la gestión del Ejecutivo de Zapatero. El único de los ponentes que ha bordeado el titular de la noche ha sido Pedro Solbes, quien ha dividido el libro de De la Dehesa en dos partes: la primera, sobre la crisis mundial; la segunda, en palabras de Solbes, sobre “¿y de España, qué?” Respecto a esta última, Solbes ha dicho: “No voy a comentar nada, cosa que a nadie le extrañará”.

Guillermo de la Dehesa ha destacado en sus primeras palabras que “una de las suertes que ha tenido España es que ha tenido unos ministros de Economía que han sabido ser prudentes y administrar adecuadamente el dinero de los contribuyentes”. El primero de ellos en tomar la palabra ha sido Miguel Boyer, quien ha afirmado que analizar y detectar las causas y desarrollo de la presente crisis es buscar “el segundo Grial”, después de los trabajos y reflexiones surgidos tras el crack de 1929. Boyer ha destacado la “erudición extraordinaria” con la que el autor trata “cómo ha evolucionado la teoría económica en las últimas décadas”. Sobre las causas que han propiciado la crisis, Boyer ha destacado la “soberbia de algunos importantes economistas”, pero, ha afirmado el ex ministro, “Guillermo es muy buena persona e intenta sacar el lado bueno de todo”. En opinión de Boyer, la presente es una situación “generada por burbujas y alimentada por el sector financiero”. Como solución, propone “insistir en las medidas contracíclicas”.

Miguel Boyer junto a Carlos Solchaga en la presentación de La primera gran crisis financiera de siglo XXI (Foto: Manuel Engo)


Por su parte, Carlos Solchaga ha subrayado que De la Dehesa “no deja de sorprendernos con su capacidad”. Solchaga ha centrado su intervención en el empleo y ha recomendado al Gobierno que aborde una “reforma en el mercado laboral”, así como que “contemple una mejora en el sistema de negociación colectiva”. Además, ha negado una de las afirmaciones que más se reproducen en los últimos tiempos: “Saldremos de la crisis igual que el resto de Europa”.

Continuando con el orden cronológico en la cartera de Economía y Hacienda, Rodrigo Rato ha seguido con el “ciclo de ex”, según sus propias palabras. Rato ha calificado La primera gran crisis financiera del siglo XXI como un “libro de consulta”. El ‘popular’ se ha preguntado en su discurso “por qué si los fallos los tenían ellos (EEUU), tenemos nosotros (UE) la misma crisis que ellos”, y ha detallado la problemática de la regulación y de la supervisión y de las “nuevas reglas” un mundo globalizado. Además, Rato opina que muchos países desarrollados han sufrido una “seria pérdida de reputación”. Por último, y ya en clave nacional, ha destacado que “nos enfrentamos a un boom sin instrumentos monetarios” y ha lamentado que los ajustes en España siempre se detecten en el empleo.

Miguel Boyer, Carlos Solchaga, Guillermo de la Dehesa, Pedro Solbes y Rodrigo Rato (Foto: Manuel Engo)


Por último, el más reciente ministro de los presentes. Pedro Solbes ha agradecido a Guillermo de la Dehesa que haya sido “comprensivo con muchos temas” y que haya realizado “un trabajo enorme tanto cualitativo como cuantitativo” con este libro”. Al igual que Rato, el socialista se ha mostrado preocupado por la falta de alertas que anunciaran la crisis pese a las herramientas con las que se cuenta para hacerlo, crisis que ve causada por “exceso de liquidez y exceso de apalancamiento”. No obstante, se ha felicitado al considerar que la situación se está superando de una forma “razonablemente coordenada”, aunque la regulación, ha dicho, debe ir acompañada de ahora en adelante “por una buena supervisión o avanzaremos poco”. Ha concluido con una crítica a las últimas reuniones del G-20 celebradas, y a las que hasta hace no demasiados meses él acudía: “El avance no se produce siempre en la dirección que a mí me gustaría”.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es