29 de marzo de 2020, 5:52:09
Opinion


Anglicanos católicos

Norberto Alcover


La noticia de que determinados grupos de la Iglesia Anglicana están dispuestos a incardinarse en la obediencia de la Iglesia Católica es una de las noticias más relevantes desde el punto de vista teológico y pastoral de las últimas décadas. Sobre todo, dándose el caso de que el salto de una situación a otra está avalada por los respectivos arzobispos de Canterbury, Rowan Williams (Iglesia Anglicana) y el arzobispo de Westminster, Vincent Gerald Nichols (Iglesia Católica). Estamos, por lo tanto, ante un hecho oficial, a la espera de un documento vaticano/papal en que se expondrán los detalles de la nueva situación para conocimiento de todos, anglicanos y católicos. Un documento que parece abrir nuevas pautas para el devenir del Cristianismo en la sociedad contemporánea, pensamos que sin lugar a dudas.

De esta manera, el anglicanismo se aproxima al catolicismo en su vertiente más tradicional, pero no es menos cierto que, así, el catolicismo abre sus puertas a sacerdotes y fieles anglicanos que vivirán su fe católica desde parámetros completamente nuevos en el seno de la Iglesia Católica. Por ejemplo, los sacerdotes casados serán ordenados de nuevo válidamente pero manteniendo sus respectivos matrimonios. Un dato que merece ser tenido muy presente por todos nosotros, quienes afirmamos nuestro deseo de una Iglesia Católica más aperturista en esta delicada cuestión. La solución de los llamados ordinariatos personales (algo semejante pero no exactamente igual a la prelatura personal del Opus Dei), aumenta lo extraordinario de la situación de cara al futuro, si bien puede crear algunos conflictos jurisdiccionales.

Damos la bienvenida a estos anglicanos católicos y hacemos votos para seguir buscando la unidad desde la pluralidad.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es