26 de septiembre de 2021, 0:37:49
Opinión


¡Qué hastío de corrupción!

Javier Cámara


Hace unos días preguntaba desde estas mismas líneas por qué político pondría usted la mano en el fuego. No salgo de mi asombro y, se lo crean o no, la mayoría de las contestaciones –por no decir todas- que he recibido han sido en sentido negativo. ¿De verdad es posible que no se salve ni uno? ¡Qué tedio, qué hastío de corrupción!

Y digo yo: ¿Qué falla en el sistema que allá hacia donde se dirija la mirada no se ve más que gente queriéndose enriquecer por la vía rápida? ¿Quiénes son los responsables de que la desconfianza en la honorabilidad de los políticos esté peor que bajo mínimos? Y algo más importante, ¿cómo se puede solucionar?

El otro día, por ejemplo, Jordi Pujol contestaba sobre la relación de una fundación cercana a Convergencia con el tal Mollet, uno que se ha quedado –siempre presuntamente- con unos cuantos millones de los fondos del Palau de la Música. Visiblemente enfadado, como si le fuera algo en este caso, el ex president hablaba de "tirar de la manta" y dijo, sin ningún rubor, que todos los partidos tienen mucho que ocultar.

Este mismo jueves hemos sabido que se conocían las irregularidades de la gestión de Bartomeu Muñoz en el Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramanet desde 2003 y que CiU, que en principio quería que se debatiese esta cuestión en el Parlamento catalán, lo retiró de la orden del día porque ya había gran cantidad de asuntos –seguro que mucho más importantes- y porque el informe, les pareció, ya era muy antiguo.

Y vuelvo a decir yo: ¿Qué sabe Pujol y no lo dice? ¿Qué saben todos los políticos y no lo denuncian? Según Pujol, ¿qué tienen que ocultar los partidos? ¿Se amparan en que es muy difícil conseguir pruebas y hay que respetar siempre la presunción de inocencia, con la consiguiente inacción, o es que no se atreven porque no saben qué tienen ellos también debajo de la alfombra?

Que me perdonen los honrados (seguro que alguno habrá libre de pecado), no quiero sembrar la sospecha en la clase política, pero es que ya la hay. Es que nadie se fía. Pregunte a sus amigos. Haga una pequeña encuesta en la calle o, no se vaya tan lejos, entre sus allegados, ya verá lo que le contestan. ¿Qué decía Aznar del mensaje de animadversión que está transmitiendo la clase política a los ciudadanos?

El presidente de la Generalitat, José Montilla, ha pedido a los partidos catalanes que actúen con contundencia para dignificar la política. Yo le diría que empezara él por colaborar con la Justicia denunciando todo lo que sepa al respecto de corruptos y corrupciones. Que dé ejemplo, que dignifique y si alguien sabe que es práctica habitual cobrar el 3 por ciento (alguno dice que si sólo fuera un 3 por ciento…) para asignar una obra o una licencia, que lo descubra y a quien corresponda que lo investigue.

Todos los casos de corrupción que estamos conociendo recientemente están socavando aún más nuestra credibilidad en el sistema. Si no nos fiamos de los que nos dirigen, ¿qué sentido tiene votarles? Pero, por otra parte, si tenemos la esperanza puesta en que no todos los políticos son corruptos, si de verdad queremos que las cosas se arreglen y que unos buenos gestores administren nuestros intereses con la mejor voluntad, ¿qué podemos hacer los ciudadanos contra la corrupción?

No es fácil, pero una buena forma de empezar es cambiando el sistema electoral. Con el método actual nuestro voto no discrimina entre personas y tenemos que aceptar el "pack" completo. Una buena forma de seguir es aplicando métodos más estrictos de control y prevención, sobre todo visto que la ley que se acaba de aprobar para endurecer las penas para este tipo de delitos no va a asustar a los amigos de meter la mano en la caja. Y una buena forma de terminar sería que los que tienen más acceso a conocer lo que de verdad sucede dejen de mirar para otro lado, que sean más ágiles y que los organismos correspondientes de vigilancia, después, actúen sin dejar impunes determinadas formas de "gestionar" el erario.

Porque, ¿cuántos políticos conoce usted que estén en la cárcel después de estar acusados de "desviar" millones de euros de los fondos públicos? Pues eso, Aznar dice que como los que tienen responsabilidades no hagan algo, no van a poder ni salir a la calle.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es