5 de diciembre de 2021, 8:23:17
Nacional

audiencia nacional


Definitivamente, el pirata somalí detenido es mayor de edad


El Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional ha determinado este lunes que el caso del pirata somalí "Abdu Willy" pertenece a la jurisdicción ordinaria puesto que, según la última prueba medica realizada, una radiografía de clavícula, el joven es mayor de edad. Termina así el periplo del joven detenido tras el secuestro del pesquero 'Alakrana', a la luz de la última prueba médica a la que se le ha sometido para averiguar si es o no mayor de edad.


El Pleno de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional determinó este lunes que el presunto pirata somalí 'Abdu Willy', detenido tras el secuestro hace un mes del pesquero 'Alakrana', es mayor de edad según los resultados de la última prueba médica a la que se le ha sometido, con lo cual el caso deberá ser instruido por el juez Santiago Pedraz, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

De esta forma, la Sala de lo Penal ha acordado que el caso del joven somalí corresponde la jurisdicción ordinaria y no a la de menores, por lo que deberá ser instruido por el titular del Juzgado Central de Instrucción número 1, Santiago Pedraz.

La forense adscrita a la Sala ha remitido a los magistrados el informe de la radiografía de clavícula practicada al presunto corsario, que fue ordenada por la Audiencia el pasado 28 de octubre al iniciar la primera deliberación sobre la cuestión de competencia que había sido planteada por el juez central de Menores, José Luis de Castro.


Disputa entre jueces

A la espera del pronunciamiento de la Sala, De Castro acordó el pasado día 23 el internamiento de 'Abdu Willy' en un centro de menores de régimen cerrado durante un periodo de 15 días, donde permanece desde entonces. Esta decisión venía a dar una solución provisional a la confusión procesal generada por las dudas sobre la edad del detenido.

Unas horas antes, Pedraz rechazó asumir el procedimiento alegando que, en función de los exámenes médicos que se le han practicado, no existe la "seguridad plena" de que sea mayor de edad. El juez dictó un auto en el que señalaba que "admitiéndose que existan muchas (o muchísimas si se quiere) probabilidades de que el individuo supere la edad penal, en ningún caso los informes establecen, con seguridad plena, una edad superior a 18 años, extremo que debe quedar rotundamente probado para proseguir la causa contra el mismo".

Del mismo modo, el juez de Menores se inhibió de la causa el jueves pasado al valorar un informe médico encargado por la Fiscalía a una clínica privada que, en su opinión, dejaba "suficientemente acreditada" la mayoría de edad del somalí.

Recurso de la Fiscalía
Tras la inhibición de Pedraz, la Fiscalía presentó un recurso en el que defendía que la decisión del magistrado de inhibirse de la causa a favor del juzgado central de Menores es "errónea" y "no se basa en datos concretos y fiables, contrastados científicamente, sino en meras especulaciones doctrinales".

El escrito, que llevaba la firma del fiscal Jesús Alonso, añadía que los forenses que elaboraron el informe que no acredita la mayoría de edad del imputado "carecen de conocimientos técnicos específicos para considerarse expertos en la materia".

"Llama poderosamente la atención lo argumentado por el juez y el forense de determinar una edad de 17 años sin haber practicado pericia alguna de carácter científico-técnico y, sin embargo, rechacen una pericia concluyente, indubitada y clara, basada en parámetros medibles y cuantificables que fijan con creces una mayoría de 18 años", señalaba el escrito.

De la cárcel al centro de menores
El joven somalí inició el pasado lunes un periplo judicial que le llevó desde la prisión de Alcalá-Meco, donde fue ingresado el pasado 13 de octubre por orden del juez Baltasar Garzón, hasta un centro de detención de menores, en el que pernoctó un día, y un centro de internamiento cerrado, donde ha estado desde la noche del día 28.

El juez Garzón, que sustituía la semana pasada a Pedraz, le acusó de asociación ilícita, 36 delitos de detención ilegal y otro de robo con violencia y uso de armas. El mismo día de su ingreso en prisión, Garzón acordó el traslado del presunto pirata al Hospital de la Paz, donde tras realizarle una oseometría de la muñeca se estableció que tenía 19 años, si bien el magistrado ordenó la realización de análisis más exhaustivos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es