7 de diciembre de 2019, 3:44:24
Nacional

"La legislación actual, suficiente"


PP y PSOE quieren lavar su imagen con nuevas leyes anticorrupción


Los dos grandes partidos han comprendido que la corrupción no entiende de siglas políticas. Por eso preparan juntos varias propuestas de reformas legales para hacer frente a la oleada de escándalos corruptos que sacuden la geografía española. Sin embargo, ¿falla la legislación vigente o está simplemente mal aplicada? Desde Manos Limpias se alzan voces que acusan al Gobierno de no usar las herramientas con las que hoy cuenta para poner coto a los casos de corruptela. Por Miriam Carmona


No hay semana en la que no salte a los medios de comunicación un caso de corrupción en los ayuntamientos españoles. PP, PSOE, CiU o partidos independientes, da lo mismo, el engaño, el cohecho y la prevaricación, son delitos que no entienden de siglas políticas. Así, ningún partido puede lavarse las manos pensando que a ellos no les va a tocar.

El último escándalo grave sucedía en Santa Coloma donde dos ex altos cargos de CiU eran detenidos y llamados a declarar ante el juez Garzón, caso que ha eclipsado, al menos por unos días, al omnipresente Gürtel que afecta a miembros del PP en Madrid y Valencia. Pero, no son ni serán los únicos casos que salpican la geografía española. Mercasevilla, la ruptura permanente del pacto antitransfuguismo o el “caso faisán”, que afecta directamente al Gobierno, son algunos ejemplos que han facilitado la unión de los dos partidos fuertes en el Congreso para lanzar un paquete de medidas contra la corrupción.

PP y PSOE trabajaran para mejorar la legislación. En concreto, piensan promover una nueva Ley del Suelo, pues la urbanística es la principal modalidad de corruptela; cambios en la actual Ley de Financiación de Partidos, por donde se cuela la corrupción pese a llevar tan sólo dos años en vigor; medidas de control para una declaración de bienes más eficaz, ya que son pocos los ayuntamientos los que exigen la publicación de los patrimonios de sus concejales; promoción de listas electorales abiertas y reforzamiento del código del buen gobierno.

Sin embargo, Miguel Bernad, presidente del sindicato Manos Limpias ha explicado a EL IMPARCIAL que “con estas medidas lo único que quieren los partidos en rasgarse las vestiduras”. Ante la aparición incesante de nuevos casos de corrupción “los partidos buscan lavar su imagen con nuevas leyes”, que no son más que “cantos de sirena”. Bernad ha asegurado que “con la legislación vigente en la actualidad es más que suficiente para poner coto a la corrupción, eso sí, haría falta que se aplicase correctamente”.

“Si las leyes y los mecanismos contra la corrupción se aplicasen a rajatabla no haría falta promover nuevas medidas. Ahora, los partidos quieren promover nuevas medidas para rasgarse las vestiduras, lanzar el mensaje de “vamos a acabar con la corrupción” a la opinión pública y lavar su imagen”, muy dañada por los últimos casos de ayuntamiento corruptos.

Los partidos quieren nuevas leyes cuando -según explica Bernad- “el Tribunal de cuentas no da abasto para controlar las cuentas públicas, el pacto antitransfuguismo no se cumple, los interventores municipales no actúan por mandato de los alcaldes de los que dependen, la Fiscalía y los jueces obran o no dependiendo de intereses políticos”, dañando así, la independencia de la Justicia.

“Que van a acabar con la corrupción es una gran falacia porque ésta depende de la catadura moral de cada individuo. Si los mecanismos actuales se aplicaran con rigor no se pondría fin a la corrupción, pues es algo prácticamente imposible, pero sí se atajaría en un porcentaje muy alto”, según ha argumentado el presidente de Manos Limpias.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es