27 de septiembre de 2021, 10:03:20
Opinión


Mulos por las nubes

Luis Alejandre


La conmemoración de los veinte años del derribo -que no caída- del Muro de Berlín, me ha llevado a dejar mi Menorca e irme de periplo conferenciante por Castellón, León, y Huesca. Cada querida ciudad, tiene su peculiar audiencia interesada en el tema, su repercusión en la sociedad española y en un trozo muy particular de ella, como son sus Fuerzas Armadas.

Para muchos estudiantes universitarios asistentes, hablar de lo sucedido en 1989 era remontarme a la vieja Historia, a algo alejado de sus vidas. Hay un positivo movimiento en algunas de nuestras universidades, estimulado por profesores muy conscientes de lo que nos jugamos en temas de seguridad, que intentan transmitirlo a sus alumnos.

Huesca es, entre muchas cosas, Alto Aragón, es Sierra de Guara, bellísima estos días salpicada de incipientes nieves, es preludio de los Pirineos. Y en los Pirineos operan habitualmente nuestras Unidades de Montaña, parte importante de las cuales despliegan hoy en Afganistán. Es tierra de soldados recios, capaces de escalar varios “ochomiles” -Curro Gan, Alfonso Juez, etc.- o de irse a cruzar el Ártico a pié para ver como amanece.

Y para los “antiguos” de las unidades de Montaña, soldados sufridos, hospitalarios, cooperantes y solidarios, el mulo -este animal de cuatro patas con mala fama, “del jefe y del mulo cuando más lejos más seguro”- es elemento clave para la vida en el monte, no sólo nostálgico recuerdo. El mulo es carga, es remonte, es apoyo logístico, es remedio en la evacuación de enfermos y heridos, es descanso para el soldado al transportar -sufrido- sus cargas e impedimenta. Nuestro semoviente, no obstante, ha caído en desuso, suplantado por las modernas tecnologías mecánicas.

Pero ahora se ha difundido, que por segunda vez, el Ejército alemán compra a buen precio mulos en Murcia para sus unidades de montaña que operan en Afganistán. Alemania, con cerca de tres mil efectivos desplegados en el país asiático, lidera el Mando Regional Norte de la ISAF la fuerza internacional OTAN, desde su cuartel general de Mazar-i-Sharit.

A su vez despliega dos PRT,s (Provincial Reconstruction Team,s) en Kunduz y Fayzabad y carga con gran parte de la responsabilidad de crear la nueva policía afgana. La zona en que opera es de dura topografía en plena cara septentrional del Hindu Kush, lindante al norte con cuatro países Turkmenistán, Uzbekistán -donde despliega una base avanzada en Termez, sobre el navegable rio Amu Daria-, Tayikistan y Pakistan, a su vez lindante al sur con el despliegue español del Mando Oeste y con el norteamericano del Este.

El respeto que merece el Ejército Alemán ha reanimado a nuestros “antiguos” de la montaña: ¿veis? ¡Ya lo decíamos nosotros! ¡el mulo! Y hablando de mulos salió el tema del monumento al sufrido cuadrúpedo fundido en bronce, ubicado en una de las rotondas de acceso a Huesca. De la escultura a tamaño natural, están más que orgullosos los impulsores de la iniciativa.

Pero… surgió la queja. Nunca llueve a gusto de todos. El monumento oscense está casi a nivel del suelo, accesible fácilmente y se presta a otras furtivas iniciativas: un día apareció pintado a rayas, cual vulgar cebra; otro día de rosa, en plena marabunta de una jornada de orgullo gay. Ahora mis “antiguos” han convencido a sus autoridades municipales de que es necesario elevar el monumento a una altura inaccesible a improvisados pintores. Pronto veremos al mulo de Huesca en lo alto de la rotonda.

Entre el prestigio de las unidades de montaña de la Bundeswehr en Afganistán, ahora dotadas de mulos murcianos, el buen precio que han conseguido ganaderos e intermediarios en la transacción y comprometida la elevación del monumento de Huesca, ¿quién lo iba a decir?, tenemos a mis “antiguos” soldados de Montaña felices, y a los mulos en lo más alto, no sólo en Huesca, sino allá por las nubes, donde los picos del Hindu Kush quieren tocar el cielo.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es