27 de septiembre de 2021, 6:49:28
Opinión


España, "Pagasecuestros sin fronteras" y el Alakrana

Javier Cámara


Zapatero salió ante la opinión pública satisfecho, henchido de gozo, orgulloso y hasta emocionado –puro teatro– al anunciar que el Alakrana navegaba libremente hacia aguas más seguras. El Gobierno está encantado de haberse conocido: "El esfuerzo ha merecido la pena", dijo el jefe del Ejecutivo. Sólo le faltó gritar que somos los mejores y cantar "a por ellos, oé".

No me pareció digno. Habría sido más honesto si, con su habitualmente falsa sonrisa de oreja a oreja, hubiera proclamado como preámbulo a su presidencia en la UE que para solucionar los problemas de hambre en el mundo y para apretar más esos lazos con los países amigos de la Alianza de Civilizaciones ha declarado abierta la veda contra los pesqueros españoles y que España ya ha conseguido formar parte de la lista de grandes ONGs: "Pagasecuestros y aceptachantajes sin fronteras".

A partir de ahora, que los piratas acosen, como parecía que había sucedido, a otro atunero no sorprende a nadie. Es fácil de entender, España siempre paga. Sale a cuenta. Somos un caramelo a la puerta de un colegio. Un barco español por esas aguas es el gordo de la lotería para estos cada vez menos pobres desgraciados. El chollo no es que un español marche hasta aguas somalíes a pescar, sino que un pirata somalí haga fácilmente caja con los pesqueros españoles. Al final, ya sabemos quién pesca a quién.

Parece que los marineros, esta vez, se han podido librar del ataque porque llevaban seguridad privada a bordo. Buena noticia, buena idea y buena inversión. ¿Por qué no se le ocurrió antes a nadie? ¿O sí estaba en la agenda de alguien pero no convenía?

Por mucho que sigan pidiendo silencio, prudencia y responsabilidad, el debate sobre el fondo y la forma de arreglar este secuestro sigue abierto. La forma, parece evidente, no le ha gustado a nadie, si no contamos a los familiares que querían que se solucionara el problema al más puro estilo Zapatero, esto es, "como sea". Es comprensible.

Pero el fondo requiere un análisis, por otra parte, no tan profundo sobre los principios éticos y morales aplicables a estos casos. Ante una banda de piratas, ¿hay que bajarse los pantalones o no hay negociación válida? Es decir, ¿se cede o no se cede? El problema que veo es que hay más clases de secuestradores en otros países ante los que el Gobierno no hace nada. ¿Con qué terrorista o pirata o guerrillero se negocia y con cuál no? ¿Somalia sí y Colombia, Venezuela o Georgia, por ejemplo, no? ¿Piratas sí y ETA no? ¿Cuál es la diferencia, cuál es el límite?

Al margen de esto, la pregunta que se hace todo el mundo ahora es si los Zapatero, De la Vega, Caamaño, Chacón y acólitos varios con ganas de medallas se han parado a pensar por un momento en las consecuencias que la forma de solucionar este secuestro va a tener para otros pescadores españoles en aguas internacionales.

Y digo yo: ¿Tan difícil sería elaborar un protocolo internacional de actuación para que todos los países reaccionen igual ante los mismos casos de secuestro? ¿Es que no se dan cuenta de que pagando lo único que se hace es garantizar que el negocio del secuestro siga al alza? Y como esto cuesta dinero y hay que sacarlo de algún sitio, ¿nos volverá a subir los impuestos Zapatero con la excusa de que hay que pagar los secuestros en aguas internacionales?

Que sepan todos, se me están quitando las ganas de comer atún.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es