22 de septiembre de 2019, 21:12:20
Opinion


EN ZIGZAG PERO HACIA LOS ESTADOS UNIDOS DE EUROPA

Luis María ANSON


Los líderes europeos no quieren nombres brillantes al frente de la Europa unida. Temen quedar oscurecidos. El personalismo le ha hecho dar un paso atrás a la construcción europea. Es absurdo que Tony Blair o Felipe González, por ejemplo, no presidan hoy Europa, en lugar de un belga inteligente pero sin relieve. Lo menos que se puede pedir es que la Unión Europea está presidida por un político que conozcan los ciudadanos europeos.

     Pero eso no significa que transitemos por caminos de desesperanza. No hay quién para la construcción europea porque es una necesidad histórica si el Viejo Continente quiere competir en el mundo. Y no vamos hacia la Unión Europea. Caminamos abiertamente hacia los Estados Unidos de Europa, hacia una superación confederal en la que todos los ciudadanos europeos elijan a sus representantes y a través de ellos a su Gobierno. Las viejas naciones que hicieron una parte sustancial de la Historia Universal permanecerán como identidad histórica dentro de los Estados Unidos de Europa.

     Aunque sea en zigzag, aunque los personalismos de la clase política encizañan el desarrollo de las cosas, Europa avanza de forma imparable. Si a un español medio se le hubiera dicho hace treinta años que pagaría hoy con la misma moneda que los alemanes no se lo habría creído. Los avances sido asombrosos aunque convendrá esforzar porque una burocracia creciente y absurda no echa arena en la maquinaria europea y entorpezca su funcionamiento.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es