28 de septiembre de 2021, 20:02:16
Opinión


¿Con qué amenazan los catalanes si el TC tumba el Estatuto?

Joaquín Vila


Sea cual sea el resultado de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto, se avecina una profunda y larga crisis política.

Si los magistrados entienden que el texto es constitucional, que Cataluña es una nación y puede marginar el castellano, España habrá cambiado su identidad, después de haber aniquilado la Constitución. Una profunda crisis institucional.

Y si a los magistrados se les ocurriera tumbar el texto, la Cataluña nacionalista, la que tiene todo el poder, intentará rebelarse. La crisis política será larga. La cuestión es qué hará la Generalitat, el Parlamento catalán, las instituciones empresariales y políticas. Hasta dónde llevarán la rebelión.

De momento, los nacionalistas catalanes han utilizado todo su poder, su inmenso poder, para presionar al Tribunal Constitucional y, de paso, a toda España. Los socialistas, con Montilla a la cabeza, Artur Mas, Pujol y la entera izquierda independentista han vociferado estos días sus amenazas al Alto Tribunal. Hasta la Prensa y el Barça se han unido al motín.

Pero ha sido Zapatero y todos sus equipos los que más y con más descaro han presionado al Tribunal Constitucional para que dicte una sentencia que se ajuste a sus intereses políticos. Y sus intereses políticos pasan por aceptar que Cataluña es una nación y aceptar que el castellano desaparezca de esa región española. Porque tienen pánico.

Tienen pánico al ridículo de Zapatero por haberse empeñado y haber forzado la redacción de un Estatuto independentista. Y pánico a que la rebelión catalana haga saltar por los aires al Gobierno.

Si el TC tumba el Estatuto, los diarios catalanes, televisiones y radios tronarán contra todo lo que huela a España. El presidente del Barça vestirá de luto a sus jugadores. Pero son los dirigentes políticos los que pueden llevar la rebelión hasta sus extremos, hasta la desobediencia institucional, o dejarlo todo en una lacrimógena proclama política. De momento, los mensajes son alarmantes.

Sólo se robustecería España, si el TC acierta a tumbar el Estatuto y el Gobierno, la oposición y todas las instituciones políticas y sociales son capaces de sortear la rebelión catalana. Lo malo es que muchos están rezando para que el Estatuto cuele y así ahorrarse la rebelión. Esa es la dignidad de la España de Zapatero.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es