17 de noviembre de 2019, 14:28:49
Deportes

Siete jugadores españoles implicados en el amaño del Las Palmas-Rayo


Llega a España la polémica por las apuestas deportivas de futbolistas


La corrupción deportiva que está azotando el fútbol europeo se ha instalado también en España. La Federación Española, en colaboración con la UEFA, ha hecho pública la investigación sobre presuntas infracciones cometidas por siete futbolistas españoles que apostaron especulando con el resultado de los propios partidos que ellos mismos disputaban. Los jugadores, entre los que se encuentra el portero del Zaragoza López Vallejo, niegan las acusaciones y esgrimen que ellos pueden apostar sin incurrir en delito.




El fútbol español se ha visto envuelto en la polémica que azota al balompié europeo desde hace años: las apuestas ilegales. La UEFA, el organismo más importante del fútbol continental, denunciaba esta semana las irregularidades en un partido de Segunda División de la pasada temporada. El informe fue trasladado a la Real Federación Española de Fútbol, que a través de su Comité de Competición, decidió abrir un expediente disciplinario contra siete futbolistas que juegan en clubes de diversas categorías nacionales y que fueron acusados por el organismo europeo. La investigación alertó de infracciones relacionadas con el amaño de partidos y apuestas ilegales en relación a dichos encuentros.

El partido investigado es el correspondiente a la jornada número 41 de la Segunda División de la pasada temporada entre Las Palmas y el Rayo Vallecano, que se disputó el pasado 13 de junio en el Estadio de Gran Canaria. En juego, la permanencia del conjunto canario en Segunda (le bastaba con un punto) y el trofeo Zamora para el guardameta del Rayo, Cobeño. El encuentro concluyó con empate a cero, es decir, Las Palmas continúa en la categoría de plata española y el portero madrileño se alza con el título de mejor portero. La UEFA decidió comenzar sus investigaciones en torno a este encuentro al recibir una notificación de una casa de apuestas madrileña que decidió bloquear la variante 0-0 para este partido al recibir repetidas apuestas a ese resultado con un aumento considerable de dinero involucrado. El organismo europeo ha determinado que el fraude se concretó en varias terminales de apuestas de las localidades madrileñas de Leganés y Villalba en las que, presuntamente, un futbolista del Rayo y varios conocidos suyos apostaron al empate a cero goles en varias ocasiones.

Ante la gravedad de esta noticia, la Federación ha decidido trasladar toda la información recabada a la Fiscalía General del Estado, considerando que las infracciones puedan considerarse como delito. De hecho, el pasado 13 de noviembre fue aprobado el proyecto de Reforma del Código Penal que añade a la lista de delitos los sobornos y fraudes en el deporte –“sobornos llevados a cabo tanto por miembros y colaboradores de entidades deportivas como por los deportistas, árbitros o jueces encaminados a predeterminar o alterar de manera deliberada y fraudulenta el resultado de una competición deportiva"-.


La lista de futbolistas investigados que ha sido publicada –por la web de la U.D. Las Palmas-revela el nombre de siete jugadores españoles, entre los que destaca el portero navarro del Zaragoza, Javier López Vallejo. El futbolista se ha mostrado sorprendido ante la acusación y ha explicado que no tiene “nada que ver” con el asunto. Además ha expresado su intención de colaborar con la investigación del Comité de Competición y ha expresado su desconocimiento sobre la acusación que le involucra en la trama.


También se incluye en la lista de posibles implicados a Juan Carlos Ceballos, jugador del Córdoba. El futbolista ha reconocido que apostó, pero ha insistido en que "no hay nada malo" en ello. "Con mi dinero puedo apostar lo que quiera, además de que son cantidades pequeñas en un juego", ha recalcado. El presidente del Córdoba CF, José Miguel Salinas, ha defendido a su futbolista explicando que "ni el Código de Competición ni el Código Penal avalan que se haya cometido por él ninguna actuación irregular ni punible". Además, ha insistido que "no hay ni una sola mención en todos los artículos que sancionan conductas reprochables por parte de directivos, jugadores, clubes o cualquier otro agente activo del fútbol en que se hable de que no se puedan realizar apuestas por parte de jugadores en un partido".


Francisco Medina 'Piti' (jugador del Rayo Vallecano) y Mario Gómez (ahora en el Alcorcón y la pasada campaña en el Córdoba) también han sido involucrados en la trama. Ambos futbolistas han elaborado una nota conjunta en la que han mostrado su "sorpresa ante tales informaciones", y han esgrimido que son “ajenos” a las apuestas denunciadas por la UEFA.


Otro futbolista acusado es Francisco Javier Suárez (en el Granada la temporada anterior), que no ha querido hacer declaraciones por encontrarse convaleciente después de haber sufrido una operación. Raúl Lucha (en el Amposta) y Javier Monteys 'Monty' (ahora en el Santboiá y en el Tarrasa la pasada temporada) completan la lista de futbolistas involucrados en el amaño de partidos.

Hasta ahora, el fútbol español veía con estupor cómo el balompié europeo se agitaba por las continuas noticias que destapaban fraudes deportivos en las competiciones más prestigiosas del continente. Este escándalo se une a las tramas de corrupción deportiva destapadas en las últimas fechas tras la investigación iniciada el pasado 20 de noviembre. La operación policial, que se saldó con la detención de 15 personas en Alemania y dos en Suiza, estudió la relación de 200 partidos de competiciones europeas con apuestas ilegales. La fiscalía alemana, que ya fue protagonista en 2005 por el caso del árbitro de la Bundesliga Robert Hoyzer (fue acusado de amañar partidos como parte de una banda internacional de apuestas ilegales, siendo condenado a dos años y cinco meses de prisión), investigó tres partidos de Champions League, 12 de la Europa League, varios correspondientes a la fase de clasificación del Europeo sub-21, 14 de la Primera División croata, siete de la liga eslovena, 29 de Turquía, 13 de Hungría, ocho de la liga bosnia y tres de la austriaca. Además, se investigaron 32 encuentros de diferentes categorías del fútbol alemán, 17 de la segunda división belga y 22 suizos.


Sin embargo, el escándalo de corrupción futbolística más grave de la historia, amén del Argentina-Perú del Mundial de 1978, tuvo lugar en Italia. El país transalpino sufrió las malas artes del entonces director general de la Juventus, Luciano Moggi. El dirigente se encargó de pagar al jefe del arbitraje italiano Pierluigi Pairetto para que designase los árbitros que favorecerían a la Juventus en su camino hacia el título de 2006. De la enorme trama de corrupción se derivaron severas sanciones a los clubes más poderosos del calcio: la Juventus, campeona aquel año, descendió a la Serie B, perdió 9 puntos y fue despojada de sus dos últimos campeonatos de liga (2004-2005 y 2005-2006); el Milán fue sancionado con la pérdida de 8 puntos y la prohibición para disputar la Champions League de 2006-2007 –que al final pudo disputar tras recurrir-; y sanciones de puntuación a Fiorentina, Lazio, Reggina y Siena.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es