19 de noviembre de 2019, 19:14:39
Opinion


La amenaza constante de Irán



Este pasado miércoles el gobierno iraní anuncio un lanzamiento de prueba con un misil de versión avanzada capaz de alcanzar Israel –un objetivo del que alardea el régimen teocrático iraní- y parte de Europa. Según el ministro de Defensa de Irán, Ahmad Vahidi, el nuevo misil Sejil 2 es más rápido y certero que las versiones anteriores, lo cual implica un incremento en el poderío técnico y táctico del país.

La actitud agresiva y retadora de Irán al parecer tiene, desde el punto de vista del gobierno iraní, desalentar un improbable ataque a sus plantas nucleares por parte de Estados Unidos y Europa, además de mantener la amenaza constante sobre Israel. Aún cuando el Pentágono mencionó que las nuevas pruebas no representan un cambio grande en cuanto a las capacidades militares de Irán, la postura del gobierno de este país asiático sí ha causado preocupación y disgusto. Las acciones de ese país claramente muestran que las intenciones para desarrollar un programa nuclear no son pacificas. Ahora se entiende mejor el mensaje de advertencia del Presidente Obama con ocasión de la recepción del Premio Nobel.

La prueba del misil ha tensado las relaciones con occidente y dificultado enormemente las negociaciones, difíciles ya, sobre el acuerdo para importar uranio enriquecido. Tal parece que el gobierno iraní utiliza estas acciones bélicas como arma política para fortalecerse al interior, y para demostrar su poder hacia el exterior.

La escalada en la tensión y la actitud desafiante de Irán han generado un llamamiento para imponer mayores sanciones por parte del Consejo de Seguridad. Sin embargo, como se ha visto anteriormente, las sanciones ya existentes no han impedido que el gobierno iraní continúe desarrollando su programa militar y amenazando a Europa, Estados Unidos, y en particular a Israel. La comunidad internacional deberá de adoptar una actitud más firme y rígida con respecto a Irán, y esperar que la oposición en ese país consiga fortalecerse. Es una hipótesis verosímil que, si entre todos no paramos a Irán, lo hará Israel por su cuenta y de una forma contundente.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es