14 de octubre de 2019, 12:49:45
Opinion


La democracia en América Latina gana fuerza

William Chislett


A América Latina le ha afectado menos la crisis internacional que a Europa y a los Estados Unidos (todo es relativo). Esto es debido a reformas económicas en los últimos años que han fortalecido los fundamentos macroeconómicos de la región; el consecuente crecimiento mayor y más sostenible ha permitido una gran expansión de las clases medias. Otro factor igualmente importante es que por primera vez en la historia de América Latina han llegado democracias perdurables a lo largo de casi toda la región - el único dictador real que se mantiene en el poder es Fidel Castro mientras que a Hugo Chávez aún le queda un trecho hasta convertirse en uno. Progreso económico y democracia suelen ir juntos (China es una notable excepción, aunque esta cambiando). A juzgar por las conclusiones del estudio Latinobarómetro, el apoyo para la democracia y la economía de mercado esta ganando fuerza, a pesar de la crisis. Es una noticia muy buena en una zona del mundo que llegó estar estigmatizada por una serie de palabras desgraciadamente célebres: junta, pronunciamiento, cacique, guerrilla, cartel y caudillismo. Hoy, más latinos confían en sus gobiernos que en sus ejércitos.

Casi el 60% de las 20.000 personas encuestadas en 18 países, siete de los cuales celebran el bicentenario de su independencia de España entre 2009 y 2010, defiende el sistema democrático en un momento en que el producto interno bruto (PIB) de la región se ha contraído un 1,8%. Sin embargo, en seis de los países – México, Nicaragua, la República Dominicana, Paraguay, Colombia y Ecuador – la democracia está vista como menos preferible que en 2008 a cualquier otra forma de gobierno. El apoyo a la democracia para la región en su conjunto (la población cubana no participa en la encuesta) esta en su más alto nivel desde los últimos años de los 90. Dado que la muestra se ha hecho cada año desde 1995, es posible seguir cambios en actitudes de una manera fiable.

La publicación de esta encuesta anual coincidió con la nueva edición de un libro magistral sobre América Latina escrito por Edwin Williamson, titular de la cátedra Rey Alfonso XIII de Estudios Hispánicos en la universidad de Oxford, y publicado por Penguin Books. La primera edición del Penguin History of Latin America fue publicada en 1992; desde entonces América Latina ha cambiado mucho y esto se refleja en una nueva sección llamada Globalisation and Reform. Este apartado cubre acontecimientos como la creación de zonas de libre comercio (por ejemplo, NAFTA), políticas económicas mas enfocadas sobre exportaciones, el impacto de la caída del comunismo, el arraigo de democracia, el socialismo del siglo XXI de Hugo Chávez y sus aliados en Bolivia y Ecuador y la llegada de China en busca de materias primas y alimentos.

La nueva edición también incluye un apéndice de estadísticas actualizadas y, por primera vez, un glosario de términos, particularmente útil para los lectores anglosajones. La palabra coronel en Brasil, por ejemplo, también significa cacique o caudillo. El libro arranca, como tiene que ser, con la llegada de Cristóbal Colón a la isla de Guanahani el 12 de octubre de 1492 (hoy las Bahamas). Sigue siendo el mejor y más lúcido libro sobre la historia de América Latina en un solo tomo (688 páginas más un índice por temas y nombres).

América Latina es ahora más democrática y sus economías mas sanas, pero las sociedades siguen siendo excepcionalmente desiguales. Como apunta Williamson, “esta injusticia elemental es fuente del desorden recurrente que entorpece el progreso económico y la democratización”. Queda un largo camino.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es