14 de diciembre de 2019, 4:50:04
Economía

así lo afirma josé blanco


Fomento abrió un expediente por seguridad a Air Comet en noviembre


El ministro de Fomento, José Blanco, ha sido entrevistado este lunes por la Cadena SER, a la que ha explicado el cierre de Air Comet. Blanco ha comentado que el Gobierno “no es un agencia de viajes” y ha desvelado que en noviembre se abrió a la aerolínea un expediente.


Tras el cierre de Air Comet, el ministro de Fomento, José Blanco, ha explicado en la Cadena SER algunos de los detalles sobre la quiebra de la aerolínea y sobre el traslado de los viajeros. Según Blanco, el Gobierno “ha tratado de dar una rápida respuesta sobre todo por las fechas de las que se trataba”.

Blanco ha afirmado que su departamento abrió un expediente por seguridad a Air Comet el pasado 6 de noviembre, que finalmente cerró cuando la empresa comunicó que ya no iba a volar, y aseguró además que no ha hablado personalmente con el presidente de la aerolínea, Gerardo Díaz Ferrán, desde el cierre de la compañía.

El titular de Fomento explicó que dicho expediente no se hizo público porque "se había pedido discreción, porque eso podía facilitar una hipotética venta de la empresa". "La disposición del Ministerio de Fomento siempre ha sido ayudar y finalmente cuando hubo el desenlace no nos hemos sentido correspondidos", dijo.

Blanco aseguró que no ha hablado personalmente con Díaz Ferrán desde el cierre de la compañía, aunque sí lo ha hecho, según dijo, con socios de la empresa, entre ellos con Gonzalo Pascual, el pasado 21 de diciembre. "Entendía que había la posibilidad de una solución ordenada para el cierre de la empresa", dijo Blanco, quien señaló que su departamento ha puesto en marcha un dispositivo de emergencia para ofrecer soluciones a los afectados, pero "a partir de ahí hay que volver a la normalidad, porque el Ministerio de Fomento no es una agencia de viajes".

Respecto a la huelga de controladores aéreos, Blanco señaló que se trata de una huelga encubierta de un sector "privilegiado" en el país, ya que el que menos cobra tiene un sueldo de 370.000 euros, más del doble que en la UE. "Tengo intención de seguir dialogando, pero también de buscar fórmulas que resuelvan este problema", dijo.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es