30 de noviembre de 2020, 15:45:16
América

Los incidentes ocurrieron el pasado 24D


Lula denuncia ante la ONU la ola de violencia contra los brasileños en Surinam


El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, le informó al secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, sobre los ataques contra la comunidad brasileña en Surinam, según el servicio estatal de noticias.


"Durante la conversación, Ban Ki-moon fue informado que la policía de Surinam identificó y arrestó a 22 sospechosos de participación en el ataque a los brasileños", apuntó sin dar más detalles la estatal Agencia Brasil.

La conversación telefónica entre Lula y Ban se realizó después del informe presentado al mandatario brasileño por el secretario general del Ministerio de Relaciones Exteriores y canciller interino, Antonio Patriota. Patriota le relató al presidente que "hasta el momento no hay registro de muertes" tras los ataques cometidos el último 24 de diciembre por la población civil de la ciudad surinamesa de Albina contra la comunidad extranjera, que es en su mayoría brasileña, señaló la información.

El canciller en funciones resaltó que hay un "gran diálogo" entre la misión de diplomáticos brasileños, dos de ellos movilizados el domingo desde Brasilia, y el Gobierno de Surinam. En su informe, Patriota le comunicó al gobernante que la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) ofreció a los 81 brasileños desplazados su retorno a Brasil en el avión militar que trasladó a los dos diplomáticos, pero sólo cinco personas aceptaron el ofrecimiento.

Los otros 76 decidieron permanecer en Paramaribo, la capital surinamesa, donde se encuentran hospedados en dos hoteles dispuestos por el Gobierno de ese país. La embajada de Brasil en Surinam emitió un comunicado en el que informó de que la misión integrada por diplomáticos brasileños y representantes del Gobierno surinamés se reunió con autoridades locales y constató que el brasileño apuntado como autor del homicidio que desató los ataques se encuentra fugitivo.

De acuerdo con la Policía de Albina, el supuesto asesino huyó hacia Guayana Francesa. La misión, según el boletín, visitó también a la brasileña Deniclea Furtado Teixeira, quien estaba embarazada de tres meses y perdió a su bebé en los ataques. La mujer y otras ocho personas se recuperan en un hospital de Saint-Laurent du Maroni, en Guayana Francesa y limítrofe con Albina, mientras que, del total de 25 heridos, cuatro permanecen internados en estado grave pero fuera de peligro.

"No hubo comprobación de muertes", puntualizó el texto divulgado por la embajada brasileña. La misión diplomática permanecerá en Albina para esclarecer la información sobre siete desaparecidos, quienes fueron dados por muertos por un misionero brasileño que visitó el sábado la región.

El sacerdote José Vergilio, director de la Radio Katólica de Surinam, aseguró a medios de su país que por lo menos siete personas murieron en los ataques de la horda. El presbítero comentó que, según los habitantes locales, la discusión que terminó en el homicidio fue por una deuda de un minero brasileño con uno de los transportadores surinameses de oro.

Vergilio indicó que otros extranjeros, como chinos, peruanos y colombianos, e indígenas surinameses confundidos con foráneos, fueron víctimas también de los ataques. El religioso señaló que un centro comercial, otros negocios, automóviles, puestos de gasolina y las casas de los extranjeros fueron destruidos. Albina, a 150 kilómetros de Paramaribo, está ubicada en la frontera con Guayana Francesa y tiene 10.000 habitantes, la mayoría dedicada a la minería.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es