27 de septiembre de 2021, 10:04:02
Opinión


Comité de Sabios, ¿para qué?

Javier Cámara


No se puede decir que el presidente del Gobierno haya demostrado saber gestionar el problema del paro y tampoco parece lo más adecuado pedir ayuda a los mayores expertos de este país en destruir puestos de trabajo. Pero así es. No acabo de entender todavía la maniobra política de Zapatero al llamar al ex presidente Felipe González, al ex ministro de Economía por dos veces Pedro Solbes y al ex presidente de la Comisión Europea Jacques Delors para sacar a Europa de la crisis económica.

¿De verdad espera nuestro presidente que González, que llegó a acumular un 24 por ciento de paro durante su mandato, y que Solbes, presente en ambos ejecutivos socialistas con sendos destrozos para la economía del país, sean capaces de arreglar fuera lo que no han sabido gestionar aquí? ¿Qué medidas anticrisis efectivas van a plantear en Europa que no han sido lo suficientemente buenas como para aplicarlas en España?

Y digo yo: ¿Con qué réditos se presenta Zapatero ante esta empresa? ¿Acaso piensa que puede dar lecciones de economía a países que llevan meses fuera de la crisis, que dejaron atrás la recesión y que llevan tiempo ya creando empleo? ¿Está midiendo Moncloa el ridículo al que se expone el presidente?

Los números no le dan la razón. No se puede decir orgulloso que los datos del paro en España empeoran menos que hace un año cuando, además, se sabe que están "maquillados", ya que no hablan del casi millón y medio de desempleados que no contabilizan porque están asistiendo a cursos de formación.

Los parados inscritos en el INEM suman 4.373.788 personas –según el propio Ministerio de Trabajo–, el número de cotizantes a la Seguridad Social terminó diciembre con sólo 17.640.018 y Zapatero no ha dado ninguna medida concreta para atajar esta sangría. Tampoco nos ha dicho cómo va a recortar el gasto público y cómo va a rebajar los impuestos para relanzar el consumo.

Con este currículum y con la fama que se está creando en el panorama internacional, no me extrañaría que el que pidiera explicaciones fuera Mr. Bean por ser comparado con Zapatero.

El Financial Times, que recuerda que este humorista es famoso por sus "tropiezos y percances", dice en un artículo que el programa de trabajo de Zapatero "es extraordinariamente anodino incluso para los estándares poco exigentes de la mayoría de las presidencias europeas". En esta misma línea, el diario alemán Die Welt publicaba que una "España debilitada", que se encuentra ante "la mayor crisis desde el fin de la dictadura de Franco", deberá liderar Europa.

Igualmente, el británico The Independent apuntaba que "España, con una tasa de desempleo del 20 por ciento y una deuda astronómica se encuentra entre los países más problemáticos de la eurozona".

Así, vemos como la prensa europea no sólo "atiza" al presidente español por su mala gestión económica, sino que también le critica por cómo va a intentar lavar su imagen con este cargo, devaluado desde que se nombró al belga Herman Van Rompuy primer presidente permanente de la Unión Europea.

Hace unos días, el francés Le Figaro señalaba que "Europa, en lugar de ser el escenario internacional de los éxitos de Zapatero, constituye la débil esperanza a la que se agarra el Ejecutivo para enmascarar los problemas estructurales del país". Igual de claro ha sido The Daily Telegraph, que señalaba que "el presidente del Gobierno español arranca la presidencia rotatoria de la UE confiando en que el foco internacional dé la vuelta a su caída de popularidad".

Esta es la imagen de España y nuestro presidente en el exterior. No me extraña que Zapatero pida ayuda a un Comité de Sabios, aunque, humildemente, le recomendaría que analizara en qué son expertos los elegidos, no vaya a salirle "el tiro por la culata" y vea caer más todavía su maltrecha popularidad.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es