18 de septiembre de 2021, 0:12:57
Opinión


GUERRA GOLPEA A MONTILLA

Luis María ANSON


Es delirante que el Tribunal Constitucional lleve tres años sin sentenciar el Estatuto de Cataluña. Es un atropello el acoso socialista y nacionalista sobre los magistrados. Es inadmisible que los principales dirigentes del PSOE, desde José Luis Rodríguez Zapatero a José Montilla, se hayan permitido coaccionar al Tribunal Constitucional. Estamos ya en el esperpento. Zapatero y sus cómplices socialistas y nacionalistas han pisoteado la independencia de la Justicia.

      Hasta Alfonso Guerra ha tenido que salir en defensa del decoro político, afirmando que José Montilla “está en la estratosfera,” y que ve “inconcebible” que envíe “una carta sobre una sentencia que no existe”. Tiene toda la razón Alfonso Guerra. Pero está haciendo rayas en el agua.

      Fue Zapatero el que prometió respaldar un nuevo Estatuto si era aprobado por mayoría suficiente. Fue Zapatero el que se mantuvo erre que erre a pesar de que una macroencuesta demostró que no le interesaba ni al 5% del pueblo catalán la reforma estatutaria. Fue Zapatero el que defendió los disparates aprobados en el Parlamento de Cataluña, eliminados o moderados por los barones socialistas en el Congreso de los Diputados. Fue Zapatero el que elogió un referéndum al que no acudieron a votar ni el 50% de los catalanes, a pesar de dos años de fanfarria y publicidad. Fue Zapatero, en fin, el que hizo toda clase de gestiones para que no se pronunciase en contra el Tribunal Constitucional.

      Y en eso estamos. En una sentencia condicionada bárbaramente por las coacciones políticas y que los principales dirigentes nacionalistas han anunciado que no cumplirán si les resulta desfavorable.

     
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es