20 de noviembre de 2019, 13:07:53
Gente y tendencias

En el certificado de defunción


Michael Jackson murió por un "envenenamiento agudo" con Propofol


La policía de Los Ángeles ha concluido oficialmente su investigación sobre la muerte de Michael Jackson y presentará próximamente ante la fiscalía sus conclusiones, en las que atribuyen al doctor Conrad Murray responsabilidad penal en el fallecimiento del "rey del pop". La página web del diario británico News of the World ha publicado el certificado de defunción, en el que se apunta al "envenenamiento" como causa de la muerte.


Conrad Murray, médico personal de Jackson, se enfrentará a cargos por la muerte del cantante, "probablemente por homicidio involuntario".

Las autoridades angelinas dieron cierre a la investigación a finales de diciembre y llevarán el caso en cuestión de semanas al fiscal del distrito que será el encargado de preparar la acusación ante los tribunales.

Según la web TMZ, la demora en la presentación de las conclusiones del trabajo policial ante la fiscalía se debe a problemas de agenda de los responsables que tienen previsto acudir a la cita.

Asimismo, indicó que los agentes hallaron suficientes evidencias para que Murray enfrente cargos por la muerte de Jackson, aunque será "complicado" que se demuestre su culpabilidad porque "no rompió ninguna ley suministrando Propofol a Jackson", si bien podría haber cometido una negligencia flagrante.

Certificado de defunción
La página web del diario británico News of the World ha publicado el certificado de defunción de Michael Jackson, que consta de dos folios -el propio documento y una corrección- inéditos hasta este lunes.

En el informe original del 7 de julio, el juez de instrucción Cheryl MacWillie no daba detalles de la causa de la muerte del artista de 50 años. Sin embargo, después de reunir más pruebas, el médico forense Christopher Rogers añadió el 31 de agosto una corrección en la que apunta a un "envenenamiento agudo" con el narcótico Propofol.

Murray había sido el médico personal del "rey del pop" durante los últimos años de vida del artista y admitió en los interrogatorios con la policía que había inyectado a Jackson Propofol, un potente calmante de uso hospitalario, para ayudarle a conciliar el sueño.

El doctor afirmó que intentaba retirar esa medicación al cantante que, según explicó, era consumidor de ese fuerte anestésico.

Tras el fallecimiento de Jackson, Murray se convirtió en el centro de las investigaciones de un caso calificado de homicidio, aunque hasta la fecha no se han presentado cargos formalmente en su contra.

Jackson murió el 25 de junio de 2009 víctima, según el informe forense, de una intoxicación aguda de medicamentos, especialmente Propofol.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es