10 de diciembre de 2019, 18:14:50
Mundo

Argelia


Alianza del terrorismo y el narcotráfico en el Sahel


Argelia está mediando para la liberación de los tres catalanes secuestrados en Mauritania por un grupo que se reclama de Al Qaeda del Magreb Islámico. Los servicios secretos argelinos han establecido relaciones con interlocutores de Malí y de Mauritania que tienen acceso a los grupos terroristas que operan en el Sahel, según ha podido saber El Imparcial.


Europa acude cada vez más al régimen de Abdelaziz Buteflika para la gestión de esta crisis, por la experiencia acumulada por Argel en la lucha antiterrorista. Durante la visita del ministro de Defensa británico a Argel en octubre pasado, se trató de la venta de armamento británico para la lucha antiterrorista así como de la creación de "una base de datos de material militar y de gestión antiterrorista". Francia e Italia han hecho lo mismo, aunque París ha incluido a Argelia en la lista negra de "paises potencialmente exportadores de terroristas" a los que se aplicarán severas medidas restrictivas para los viajes aéreos, lo que ha suscitado la indignación de Argel.

"La intervención de Argelia en este asunto de los rehenes está motivada no sólo como gesto de cooperación con España para la resolución del secuestro, sino por intereses propios", afirma una fuente argelina conocedora de los entresijos del terrorismo yihadista. "La situación de inestabilidad creada en nuestra frontera sur ha generado una fuerte preocupación en el país", sostiene el ex-embajador argelino en España Abdelaziz Rahabi, que fue ministro en el primer Gobierno de Buteflika, afirmando que "Argelia tiene que redoblar la vigilancia en el Sahel, que cada día más se presenta como una entidad autónoma".

El interés de Argelia en la seguridad de la región ha aumentado tras constatar que se está produciendo una alianza entre los grupos terroristas afiliados a Al Qaeda, los traficantes de armas y drogas, y las redes mafiosas de la inmigración clandestina que conducen a miles de africanos procedentes de todos los países subsaharianos hacia Europa, a través de Argelia, Libia y Marruecos principalmente. Según Antonio Maria Costa, director de la oficina de Naciones Unidas para el crimen y la droga (UNODC), "ya son una realidad las nuevas rutas del narcotráfico a través de Malí, Níger y Tchad".

Las recientes detenciones en Mali han puesto de manifiesto los vínculos entre terroristas y narcotraficantes. Tres individuos de nacionalidad maliense han sido arrestados en Ghana, Africa occidental, y trasferidos a Estados Unidos para ser interrogados y juzgados. Sos sospechosos de haber establecido lazos con las FARC de Colombia para hacer llegar importantes alijos de cocaina colombiana a Europa por una nueva via, la del desierto del Sahara/Sahel. Umar Issa, Haruna Turé y Idriss Abelrahman ayudaban a las FARC a encaminar la droga desde Colombia hasta Ghana para posteriormente llevarla por las pistas del desierto hasta los países norteafricanos. Los tres malienses cayeron en una encerrona tendida por la DEA norteamericana.

La implicación de Al Qaeda con el narcotráfico no es una novedad, estima el especialista Nasredin Ben Hadid. Es el principio de que "el fin justifica los medios". Amin Kirem, un investigador argelino, sostiene por su parte que Al Qaeda ha encontrado en el narcotráfico y en los secuestros una fuente de financiación alternativa a la tradicional. Idéntico análisis el que hace el exministro maliense de Defensa, Sumeylu Maiga Bubey, que estima los lazos entre terrorismo y traficantes de droga como "muy sólidos". "Considerar que el peligro está lejos de nuestras fronteras es un error monumental. Se trata de una amenaza seria a la estabilidad y la paz en la región".

El tráfico de drogas por los yihadistas se justifica "en base a una fatwa que autoriza a los Musulmanes a vender alcohol a los no-musulmanes", por ejemplo. "O bien a robar dinero a los no-musulmanes para financiar el yihad". Y ello, porque los no-musulmanes "no tienen carácter sagrado", explica el especialista tunecino en terrorismo islámico, Sami Burham.

Intervención argelina
Razones mas que suficientes para que Argelia haya tomado el asunto en serio. Su eficacia en las gestiones ante la nebulosa terrorista procede de dos elementos fundamentrales : en primer lugar, Al Qaeda en el Sahel procede de los grupos terroristas islámicos argelinos ; y los servicios secretos de Buteflika, tras veinte años de lucha contra el terrorismo poseen una gran cantidad de información sobre los comandos yihadistas, los enlaces, las fuentes de aprovisionamiento financiero y de armas, así como las redes de apoyo internacional. En segundo lugar, "los servicios han conseguido meter agentes en algunos grupos terroristas", según ha confirmado a El Imparcial una fuente argelina. "Es un deber de todos los servicios secretos del mundo infiltrar para obtener información desde dentro de los grupúsculos terroristas ". A ello se añade el hecho de que el AQMI, que ha reivindicado tanto el secuestro del ciudadano francés y su esposa burkinabé, como de los tres españoles en Mauritania, exige la liberación de cuatro yihadistas presos en Mauritania : un argelino, un burkinabé y dos mauritanos, según ha podido saber el Imparcial.

A esto ayuda el hecho de que el régimen de Argel ha llevado en los últimos tiempos una actividad político-diplomática muy intensa en las zonas rebeldes de Niger y Malí, facilitando el diálogo político entre los rebeldes tuaregs de la región con los gobiernos de Niamey y Bamako.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es