6 de diciembre de 2019, 15:25:15
Nacional

en el foro nueva economía


López apuesta por una educación en la que prime la libertad de elección


El lendakari ha comparecido ante el Foro Nueva Economía, en Madrid, para anunciar un contrato entre los vascos que construya un espacio de diálogo que frene el paro y modernice el País Vasco. Ha destacado que la región "está enfilando el fin de la recesión", aunque ha reconocido que la recuperación no será tal "hasta que se genere empleo". En relación con Eta, ha alabado la labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y ha declarado que "los jóvenes vascos no nacen con la idea de ser terroristas". En este sentido, ha dicho que fomentará una deslegitimación del terrorismo y que la educación "será el eje" de su mandato, una educación en la que prime la libertad de elección y sin "estériles" debates lingüísticos. Ha mirado por el retrovisor en varias ocasiones y ha asegurado que no hará política "contra nadie" ni ningún plan con su nombre.


Patxi López ha visitado este jueves el Foro Nueva Economía para resumir su gestión desde la llegada a la Lendakaritza y plantear sus proyectos de futuro a la cabeza del Gobierno vasco. Lo ha hecho arropado por compañeros de travesía como Rodolfo Ares, aliados como Antonio Basagoiti y Arantza Quiroga, ministros como la también vasca Cristina Garmendia, José Blanco y Manuel Chaves –que lo ha presentado al aforo-, el presidente del Senado, Javier Rojo, la ‘número 3’ socialista Leire Pajín y su mujer, Begoña Gil.

En un concurrido desayuno en el Ritz, que ha debido adecuar dos salones al evento, Manuel Chaves ha abierto el acto con la seguridad de que la victoria de López fue, muy a su pesar, una de las pocas grandes noticias del año que ya dejamos. “Nuestro invitado de hoy no esta aquí para pasar facturas a nadie”, ha dicho Chaves, que ha calificado los primeros compases en la gestión del lendakari como “un cambio tranquilo”.

El ponente principal ha comenzado su discurso en vasco. Ha recordado el clima en el que llegó ese cambio, “en medio de una profunda crisis económica” y con un ambiente de tensión pronunciado, sin olvidar “nuestro drama más oscuro”, en referencia a la banda terrorista Eta. “Ocho meses después, hemos sido capaces de cambiar muchas cosas, hoy el debate es más sereno, más tranquilo, más acorde a las verdaderas necesidades de la sociedad vasca, de tal forma que muchos ya no se acuerdan de cómo vivíamos”. López ha aludido a las propuestas soberanistas de Ibarreche, que promovía “un conflicto permanente entre los vascos”.

El lendakari ha alabado a la Constitución y al Estatuto y ha destacado los acuerdos inéditos con comunidades como Navarra. “No pretendemos excluir a nadie”, ha dicho, a la vez que ha subrayado que hoy, el País Vasco, “ya no es conocido por sus conflictos” y que tan sólo es cuestión de “hacer política con sensatez”.

“Cuando se trata de las libertades de todos y de desterrar la exclusión, el resto de divergencias se retiran”, ha expresado en su primera referencia al Partido Popular de Antonio Basagoiti, junto al que “ya se ha asentado una parte importante del cambio”. Un cambio que consiste en “llevar Euskadi hacia la modernidad” y en “no hacer ningún plan” con el nombre de nadie.

López ha anunciado un contrato entre los vascos, una propuesta basada en la corresponsabilidad entre empresarios y trabajadores para crear riqueza y puestos de trabajo, “para conseguir unos servicios públicos de calidad y que podamos sostener, para ayudar a las personas que no pueden acceder al mercado laboral, hay que empezar a plantearse –parafraseando a Kennedy- qué puede hacer cada uno por su país”.

“Estamos ganando la batalla contra Eta, no vamos a dejar que condicione el futuro de Euskadi”, ha manifestado. El lendakari ha matizado que “acabar con Eta no implica sólo detener a etarras, sino también una gran labor de deslegitimación del terrorismo, porque los jóvenes vascos no nacen con la idea de ser terroristas”.

Mención especial en su exposición en el Foro Nueva Economia para los empresarios vascos, “que sufren campañas de difamación”, y para todos los “guardianes de nuestra libertad”, en alusión a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Por último, y entre otras apuestas en otras áreas, López ha hablado del "estéril" debate lingüístico. Ha dicho que hará “de la educación el eje del cambio”, y que en ella primará la libertad de elección.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es