23 de septiembre de 2019, 15:19:30
Opinion


ISIDRO FAINÉ HA DERROTADO A LA CRISIS

Luis María ANSON


Muchos lectores de El Imparcial quieren conocer la carta que dirigí a Isidro Fainé y que publicó el diario El Mundo. La reproduzco a continuación.

      “Querido presidente: Presidía la Caixa Juan Antonio Samaranch. Dirigía yo el ABC verdadero. Almorzamos contigo en Barcelona. Sobre la mesa de tu despacho vi mi libro Don Juan, copiosamente subrayado y acotado. El inolvidado Luis Calvo solía decir que la fórmula segura de acercarse a alguien era a través del elogio puesto que la persona más inteligente si no se lo traga al menos lo paladea. Mi vanidad acariciada por el Don Juan sobre tu mesa no me deformó el juicio. Lo admirable era que un ejecutivo del más alto mundo financiero leyera con atención ensayos históricos.

     Hace unos meses, en un desayuno de trabajo al que nos invitaste al nieto de Ortega y Gasset y a mí, escuché de tus labios la explicación más profunda y certera que he oído sobre la crisis económica. Fue un ejercicio de claridad y sagacidad. Presides el primer grupo industrial de España, Criteria, y la segunda Fundación privada de Europa. Estás al frente de la tercera entidad financiera española: la Caixa. Te has sabido rodear del talento y la eficacia. Juan María Nin es un formidable director general; Jaume Giró, un humanista muy culto, un trabajador incansable, un profesional capaz y leal y, sobre todo, al mejor estilo machadiano, una buena persona.

     Eres, querido presidente, catalán hasta la médula y por eso mismo español de corazón. Sabes que la felicidad y la prosperidad del pueblo de Cataluña derivan en buena parte del entendimiento profundo con la realidad española. Tu mano izquierda para la negociación y el pacto se ha hecho célebre. Dominas la lidia financiera con la maestría de Enrique Ponce y con el valor de José Tomás. En los últimos días andas apaciguando las aguas encrespadas de Repsol y Sacyr. Gracias a tu gestión la Caixa es hoy más influyente que nunca. También más sólida. Por eso has sabido capear el temporal de la crisis sin que crujan las estructuras financieras de la entidad que presides. Se te ve en todos los sitios, en Shanghai o en México, en Lisboa o en Casablanca, en Roma o en Estambul. Has destinado 100 millones de euros a superar la pobreza infantil y auxilias a 140.000 niños de toda España. Esa labor social y cultural es la que mejor te define.

      Brilla siempre sobre tu cabeza, querido presidente, la estrella azul de la Caixa, a la que tratas con ternura de sabio y delicadezas de enamorado. En medio de las tensiones que zarandean la convivencia nacional, reconforta subrayar la moderación, la prudencia, el sentido del equilibrio y la experiencia con que te mueves por la vida española y que te han granjeado el reconocimiento general”.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es