8 de diciembre de 2019, 5:01:52
Mundo

no menciona a los cooperanets españoles


Ultimátum de Al Qaeda en el Magreb a Italia y Francia para el canje de los rehenes


Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) ha prorrogado el plazo para la excarcelación de varios de sus miembros por un rehén francés, y ha fijado por primera vez un ultimátum para un canje por secuestrado italiano en Mali, en un comunicado difundido este sábado.


En la nota que Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) ha difundido este sábado en una página web empleada habitualmente por los islamistas, pero con fecha del pasado 4 de febrero, explica que ha decidido extender hasta el próximo 20 de febrero el plazo para que se liberen a varios de sus miembros encarcelados, a cambio de rehén francés Pierre Camatte, de 61 años.

"Después de haber terminado el primer plazo que otorgaron los muyahidines (guerreros santos) a Francia y Mali, respecto al rehén francés, los muyahidines por consideraciones específicas han decidido extender el plazo al 20 de febrero próximo", señaló el texto.

El pasado 11 de enero, el grupo terrorista dio un ultimátum de veinte días para la excarcelación de cuatro de sus militantes, detenidos por Mali, a cambio de Camatte, secuestrado el pasado 29 de noviembre en un hotel de la localidad de Menaka, unos 1.500 kilómetros al noreste de Bamako, capital maliense.

Asimismo, AQMI advirtió a Francia y Mali de que, con el nuevo plazo, "deben afrontar su responsabilidad total sobre la vida del rehén", en caso de que no respondan a sus exigencias.

En el mismo comunicado, cuya autenticidad no pudo ser verificada, el grupo anunció que "ha resuelto pedir la liberación de los presos cuyos nombres fueron informados al negociador italiano, a cambio de la puesta en libertad del italiano Sergio Cicala", de 65 años, secuestrado el pasado 18 de diciembre, junto a su esposa.

"Le damos de plazo al Gobierno italiano 25 días a partir de la emisión de este comunicado", agregó AQMI, que pidió el Ejecutivo de Roma, "involucrado en la guerra contra el islam y los musulmanes que comprenda que la conservación de la vida de sus ciudadanos le obliga a tratar con seriedad nuestros legítimos pedidos".

Cicala y su mujer, Filomene Kabouree, de 39, fueron raptados por Al Qaeda cuando viajaban por una carretera del sudeste de Mauritania, y se cree que fueron trasladados al norte de Mali.

El comunicado no hizo mención a los tres cooperantes españoles -Alicia Gámez, Roque Pascual y Albert Vilalta- secuestrados también en Mauritania el pasado 29 de noviembre.

Kouchner confirma la liberación de un cooperante galo secuestrado en Chad
El ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, confirmó la liberación de Laurent Maurice, un cooperante francés del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) secuestrado en Chad el pasado 9 de noviembre.

"Tengo la alegría de confirmar la liberación, hoy, de Laurent Maurice", anunció el ministro en un comunicado, en el que agradece el trabajo de todos aquellos que han hecho posible su puesta en libertad.

Tras recordar que el centro de crisis del Ministerio de Exteriores ha estado "en contacto permanente" con los familiares y compañeros de Maurice desde el primer día del secuestro, Kouchner expresó su deseo de que se produzca un desenlace similar con los demás ciudadanos galos que permanecen rehenes en otros países, entre ellos otro trabajador del CICR en Darfur (Sudán).

"Tomar como objetivo las Organizaciones No Gubernamentales (ONG) y a su personal, al que rindo homenaje, es inaceptable", concluyó el jefe de la diplomacia francesa.

También el presidente, Nicolas Sarkozy, ha expresado su satisfacción por el feliz desenlace de este secuestro y ha transmitido sus felicitaciones a quienes lo han hecho posible.

En una declaración difundida por el Palacio del Elíseo, Sarkozy aprovechó la ocasión para recordar a "todos los demás cooperantes franceses secuestrados en África" y para hacer un llamamiento con vistas a que sean liberados "lo antes posible".

Laurent Maurice fue secuestrado el 9 de noviembre de 2009 por un grupo de hombres armados en el pueblo de Kawa, en el este de Chad, cerca de la frontera con Sudán.

Se trata de un agrónomo francés que había llegado a esa localidad para evaluar la última cosecha y viajaba acompañado de otros cinco empleados de la Cruz Roja, todos ellos chadianos.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es