31 de mayo de 2020, 2:39:02
Opinión


El coltán asesino

Rafael Ortega


El coltán es un mineral por el que se pagan mil dólares el kilo. Es un superconductor que tiene colombio y tanzanio que se utiliza en muchos usos de nuestra vida cotidiana. Con él se hacen móviles, ordenadores y otros muchos aparatos electrónicos. Pero también en los cohetes espaciales y en la guerra con los misiles teledirigidos. “Hoy día quien tiene el control del coltán, controla las guerras”. Son palabras de un misionero español, Juan José Aguirre, que es además Obispo en la localidad de Bangasou, en la República Centroafricana, que se encuentra en Madrid presentado la campaña anual de Manos Unidas.

El coltán sale del Congo a través de Ruanda y de Uganda y el gobierno congolés ha firmado varios tratados con China, para que sea este país asiático quien explote las minas de la zona a cambio de la construcción de las carreteras del país. Según nos ha contado Monseñor Aguirre, una guerrilla hutu hace estragos en la zona para hostigar al gobierno ruandés con fines políticos y la que sufre la violencia de esos rebeldes es como siempre la población. Hay presencia de soldados de la ONU y también de rebeldes de la RLA (Armada de Resistencia del Señor), grupo fundado por Joseph Kony en 1980 en el norte de Uganda y que ha sido expulsado del Sudán. Estados Unidos-según el obispo español-permite todo esto, porque las aguas agitadas posibilitan que sigan explotando las minas de la región y que China no pueda llegar a la zona y se cumplan los acuerdos firmados.

Esta carnicería dura ya desde hace varios decenios. Recordamos que en la zona de los grandes lagos murieron 4 millones de personas en una guerra genocida entre hutus y tutsis. Según Aguirre, Ruanda y Uganda están protegidos por Estados Unidos y las compañías norteamericanas explotan las minas de coltán, manganeso, oro y otros minerales que se encuentran en gran cantidad en una franja de 100 kilómetros en el Congo, justo en la frontera con Uganda, Burundi y Ruanda.

Ahora el Grupo Popular en el Senado ha formulado una moción para su debate en la Comisión de Asuntos Exteriores en la Cámara Alta. Una moción que pide que “el Senado inste al Gobierno español a impulsar la propuesta debatida por los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea en diciembre de 2008, de enviar tropas en misión de estabilidad y seguridad a la República Democrática del Congo y a determinar la contribución que haría España en dicha misión, así como a la necesidad de ¡reclamar a las empresas implicadas en la explotación de las riquezas mineras del África Central a una mayor responsabilidad social corporativa en el desarrollo de su actividad, especialmente en lo referente al trabajo de menores y a una mayor contribución a un desarrollo sostenible de la región”.

No podemos olvidar los asesinatos, violaciones, secuestros de menores para su explotación sexual o para enrolarlos como soldados, desplazamientos forzosos de personas, saqueos, incendios y todo tipo de abusos y violaciones de los derechos humanos. De ahí que califiquemos este mineral, el coltán, como “asesino”, y que superpotencias intenten controlar su explotación.

El obispo Aguirre nos recordaba el proverbio africano: “cuando dos elefantes se pelean la que más sufre es la hierba que está bajo sus pies. Los dos elefantes son Estados Unidos y China, y la hierba es la población de África Central”.



El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es