18 de noviembre de 2019, 13:07:07
Sociedad

"Crónica negra de España"


"El delito que más ha crecido en España es el de la pornografía infantil"


Ciberacosadores y pornografía infantil, sicarios y ajustes de cuentas, clanes del narcotráfico y secuestros exprés… la delincuencia en nuestro país ha cambiado con nuevos métodos hasta ahora impensables “corrompiendo gran parte del tejido social de España”. El periodista Jorge Cabezas repasa en “Crónica negra de España” y con historias reales las nuevas formas de delito, de las que, sin duda, la más escandalosa es la pornografía infantil.


La delincuencia en nuestro país no es como la de antes. Hay nuevas formas de entender el delito, métodos que sólo habíamos visto en las películas o que habíamos oído que ocurrían en otros países. Desde la figura del ciber acosador al secuestro exprés, pasando por la pornografía infantil, el “sicariato” –o los ajustes de cuentas entre clanes del narcotráfico– y los asaltos a casas con violencia extrema, España ha cambiado y con ella nuestras páginas de sucesos.

Ejemplos como el ascenso de la mafia hasta alcanzar altas cotas de poder en Italia o la violencia desmedida en México entre las fuerzas de seguridad del Estado y los cárteles de la droga, o entre los propios narcotraficantes por el control del negocio, son más cercanos en España de loq ue la mayoría nos pensamos.

El periodista Jorge Cabezas, en una entrevista a EL IMPARCIAL, explica que ha presentado “Crónica negra de España” porque cree que “era necesario tener un mapa de la nueva delincuencia en nuestro país para que la gente sepa en qué sociedad vive”. Este especialista en sucesos opina que “la información es buena para todos”, por ejemplo, para saber que “gran parte de la especulación que ha habido en nuestro país viene de la corrupción de los ayuntamientos o del dinero del crimen organizado”.

Zulo para secuestros.Un país seguro
El problema, matiza Jorge cabezas, es que “aquí en España hemos dejado durante mucho tiempo las puertas abiertas para que las mafias se establecieran tranquilamente y fueran de alguna manera corrompiendo gran parte del tejido social de España”.

Entiende que “si nos guiamos por las estadísticas, si nos comparamos con otros países del mismo nivel económico, si, es un país bastante seguro”, pero lo importante no es tanto lo que sale en las estadísticas como lo que no sale, como por ejemplo, “la nueva delincuencia que ha entrado en España y que nos ha pillado a todos por sorpresa”.

“La gente se ha tenido que acostumbrar a convivir con fenómenos que eran propios de otros países como los secuestros exprés, la figura del ciber acosador, los asaltos a viviendas con gente dentro o las bandas que tienen machacados los polígonos industriales o las joyerías”, explica.

El Sicariato
Al respecto de las nuevas formas de delincuencia que se ha puesto en práctica en España, “la más preocupante desde mi punto de vista es el sicariato, es decir, la inclusión de los sicarios para el ajuste de cuentas por el narcotráfico”, señala Cabezas, que añade que esto es así “porque hasta ahora las batallas de los narcos se fraguaban y producían en sus países de origen, pero en los últimos años hemos visto como cada vez más se abren aquí en España oficinas de cobro, cosa impensable hace dos años”.

Alijo de droga incautado por la Policía.Un buen ejemplo de esto fue el asesinato del capo del narcotráfico Leonidas Vargas en el Hospital madrileño Doce de Octubre a manos de un sicario sin que nadie pudiera frenarle. La Policía y Guardia Civil están “muy preocupados porque los distintos clanes de la droga hayan instalado aquí sus oficinas de cobro. Los sicarios no tienen ningún escrúpulo en extorsionar, matar, asesinar o secuestrar”. Un detalle, insiste, es que “la mayoría de los secuestros que se producen en nuestro país no se denuncian porque son entre bandas rivales de narcotraficantes”.

El autor de “Crónica negra de España” (Planeta) afirma que “todo esto ocurre porque España se ha convertido en el paraíso y puerto principal de entrada de la droga. Toda la droga que llega a Europa pasa por España”. Explica que “las alianzas entre los cárteles de la droga colombianos y los gallegos no ha hecho más que expandirse” y ahora que esto puede estar un poco más “quemado”, lo que hace es buscar las rutas africanas. Tan es así que, afirma, que “hay un serio peligro de algunos países africanos se conviertan en narco estados”.

Pornografía infantil y ciber acosadores
La delincuencia en España ha cambiado mucho y un ejemplo es la figura del ciberacosador. Jorge Cabezas relata que, gracias a las nuevas tecnologías, “nos estamos dando cuenta ahora de que hay gente que puede acosar sexualmente sin necesidad de tocar a nadie”.

Y debería hacernos reflexionar, apunta, porque, “aunque uno puede ser condenado hasta con cuatro años, el delito que más ha crecido en los últimos años en España es el de la pornografía infantil, la recepción de pornografía infantil o la distribución de pornografía infantil”. Lo curioso es que aquí entra todo tipo de clases sociales, de profesiones, y “ni siquiera se puede dar un perfil concreto de este consumidor: profesores, militares, periodistas, cuerpos de las fuerzas de seguridad del Estado, curas… de todos los sectores”.

Este especialista en sucesos resalta que no deja de ser un delito repugnante: “porque estamos hablando de pedófilos, no hablamos de pederastas, son personas a las que les gusta ver imágenes muy serias, muy duras de niños, pero de la pedofilia a la pederastia hay un paso. Es decir, la gente que es pedófila, en un tanto por ciento muy alto, puede acabar siendo pederasta, si no son ya pederastas”.

“Es repugnante que se juegue y que se abuse de la voluntad de los menores”, señala Cabezas que insiste en que es un problema que en España merece un debate porque “los que son condenados por primera vez no van a la cárcel, por eso, con los que son reincidentes habría que ir a por ellos”.

Dinero procedente del narcotráfico requisado en una operación de la Policía.Asaltos con violencia extrema
El caso de los asaltos a viviendas con gente dentro, tal y como se están produciendo ahora “con hombres araña vestidos de negro, que te ponen una pistola en la cabeza con una violencia extrema, que saben donde se guarda el dinero y que si no se lo das te pegan una paliza”, a los que, además, no les importa si eres joven o anciano, “es algo totalmente nuevo e impensable hasta hace poco tiempo”, indica Cabezas.

En este sentido, las mafias rumanas y las bandas albano kosovares han visto que España era un paraíso para delinquir: “Hay mucha gente que se ha hecho rica en España”. El libro relata cómo muchas de estas bandas han abandonado ya sus lugares de trabajo, han regresado a su país y se enriquecieron porque por la frontera catalana salían camiones enteros llenos de objetos robados.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es