26 de enero de 2020, 22:58:35
América

Al menos 5.000 porteños siguen sin luz


Un fuerte temporal de lluvias deja a Buenos Aires a oscuras


Decenas de vecinos continúan manifestándose en las calles de la capital argentina porque más de 40 horas después de las fuertes lluvias que azotaron Buenos Aires más de 5.000 usuarios permanecen sin suministro eléctrico en sus domicilios, según confirmaron fuentes oficiales.


Por pedido del gobierno de la ciudad, las empresas Edenor y Edesur cortaron el viernes en forma preventiva el suministro de energía eléctrica en varios barrios para evitar accidentes después de que en menos de dos horas cayeran más de 80 milímetros de agua que inundaron parte de la ciudad.

Se calcula que más de 150.000 personas se quedaron sin luz durante la tarde del viernes, y este domingo en la mañana, más de 40 horas después del temporal, todavía hay al menos 5.000 usuarios sin suministro eléctrico, informaron desde Edesur. Es la segunda vez en una semana que decenas de miles de porteños se quedan sin luz en sus hogares y establecimientos, ya que un temporal similar provocó la misma medida el pasado lunes.

El viernes, cuando todavía no había parado de llover, varias decenas de vecinos cortaron varios carriles de la intersección de dos avenidas para protagonizar un "cacerolazo" de protesta.

Este domingo, en diferentes barrios de la capital argentina continúan las protestas de vecinos indignados que llevan casi dos días sin luz en sus hogares y en sus establecimientos, lo que les supone importantes pérdidas económicas. "Cada vez que llueve ocurre lo mismo", lamentan los vecinos de los barrios afectados, que también denunciaron que a los comercios de la zona no les queda otra que "tirar la mercadería".



Además de las inundaciones y los cortes de luz, las precipitaciones generaron la interrupción de prácticamente todas las líneas de metro y de varias de ferrocarril, así como demoras en los aeropuertos de la ciudad. Asimismo, la lluvia provocó accidentes en los principales accesos a la ciudad, por lo que la Dirección Nacional de Vialidad decretó la alerta vial y cerró momentáneamente el tránsito en algunas autopistas.

Esta situación ha provocado numerosas críticas que alertan que la capital argentina no está preparada para la lluvia. El viceministro de Economía y ex secretario de Infraestructura y Planeamiento de la Ciudad de Buenos Aires, Roberto Feletti, denunció que "la ciudad se inunda por la falta de continuidad de las obras necesarias, por la falta de mantenimiento de los pluviales existentes y la inoperancia para desarrollar las grandes obras necesarias para evitar inundaciones de este tipo".

Todavía continúa desaparecido en una localidad del conurbano bonaerense un niño de once años que el viernes fue arrastrado por un arroyo durante el temporal, que provocó la muerte de un joven que falleció electrocutado al cruzar las vías en una estación de tren de la capital.

Por otra parte, las fuertes lluvias que cayeron en la provincia de Santa Fe, en el noreste del país, han provocado también inundaciones en varios barrios de la capital provincial y la evacuación de alrededor de 330 personas.

La provincia, situada en la frontera con Uruguay, es siempre de las más afectadas por las lluvias por la crecida de los ríos. El pasado noviembre hubo cientos de evacuados, aunque la situación más grave se registró en mayo de 2003, cuando el desbordamiento del río Paraná causó una veintena de muertos y unos 100.000 evacuados, la mayoría pobladores de la capital de la provincia, que sufrió millonarias pérdidas económicas.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es