23 de noviembre de 2019, 0:16:03
Sociedad

ciclón Xynthia


El temporal ya ha dejado 46 muertos en Europa


Al menos 46 personas han muerto en Europa como consecuencia del paso de la borrasca 'Xynthia', según el último balance. La borrasca, una de las más violentas desde 1999, se dirige ya de Francia hacia Alemania y el Benelux.


El temporal Xynthia, procedente del Atlántico y con vientos huracanados, ha causado en las últimas 24 horas al menos 46 muertos, elevados daños materiales, la cancelación de numerosos vuelos y cortes de carreteras, con una trayectoria de suroeste a noroeste de Europa.

Un total de 40 víctimas mortales se registraron en Francia, tres en España, dos en Alemania y una Portugal, siendo estos los países más afectados por Xynthia, que también ha causado cortes en el suministro eléctrico en muchas regiones y retrasos en el servicio de ferrocarriles.

La Seguridad Civil gala informó de que sólo en el departamento de Vendée han fallecido al menos 29 personas como consecuencia del temporal en la costa atlántica del país, donde vientos cercanos a los 150 kilómetros por hora y fuertes lluvias coincidieron con una pleamar que inundó numerosas zonas costeras.

Sólo en la localidad de l'Aiguillon-sur-mer la prefectura informó a media tarde que habían fallecido al menos 17 personas y continúan las labores de búsqueda y de rescate de un número indeterminado de personas desaparecidas.

El que ya se considera uno de los temporales más violentos de los últimos años ya ha sido motivo de la reunión de urgencia del Gobierno francés para tratar la situación creada por este frente, que prácticamente ha dejado Francia por la frontera norte hacia Alemania.

Los últimos datos oficiales provisionales franceses indican que dos de las víctimas murieron en el departamento de Loira-Atlántico y otras cinco -cuatro ancianos y un niño de 10 años- en el departamento francés de Charente-Maritime.

Otras cuatro personas murieron en sucesos provocados por del impacto de objetos arrastrados por el viento y por la inhalación de gases tóxicos de un generador eléctrico.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, viajará este lunes a las áreas golpeadas por el temporal, mientras que cerca de un millón de hogares están sin electricidad, según la empresa Electricité de France, y 14 departamentos franceses siguen en alerta naranja, el segundo nivel de emergencia

La compañía aérea Air France anunció la suspensión de 70 de sus cerca 700 aterrizajes y despegues previstos desde y hacia el aeropuerto de Roissy-Charles de Gaulle, al norte de la capital.

La empresa nacional de ferrocarriles francesa, SNCF, informó de que se prevén retrasos en los enlaces París-Burdeos, París-Toulouse, París-Limoges y en las líneas de alta velocidad que conectan con París, Lille, Estrasburgo, Montpellier y Marsella.

En España el temporal se ha cobrado la vida de tres personas. Una de ellas era una anciana que murió al caerle un muro de un almacén en Galicia. Otras dos víctimas perdieron la vida en Burgos al chocar su automóvil contra un árbol arrancado por los fuertes vientos.

Tres personas resultaron heridas en la Comunidad de Castilla León y otras ocho en el País Vasco, estos últimos en un accidente de tráfico provocado por los fuertes vientos en la autopista, en Guipúzcoa.

Decenas de miles de personas se quedaron sin suministro eléctrico en la cornisa atlántica y en la Comunidad de Castilla León, y se llegaron a registrar vientos de más de 228 kilómetros por hora en el País Vasco, donde 30.000 personas están sin electricidad.

Los servicios de protección civil recibieron miles de llamadas de emergencia y socorro en la zona noroeste de España, donde los trenes registraron numerosos retrasos y cancelaciones, al igual que los vuelos en los aeropuertos de la costa atlántica española, que va desde Galicia al País Vasco.

En Portugal, los vientos huracanados y las fuertes lluvias han causado este fin de semana la muerte de un niño de 10 años, cortes de carreteras e inundaciones, pero sólo dieron un susto a Madeira, que aún se recupera del temporal que mató a 42 personas.

El temporal ha azotado concretamente a la mitad norte de Portugal, donde se registraron cuantiosos daños producidos por las intensas lluvias y las crecidas del río Duero y el Tajo, mientras que los vientos huracanados arrancaron más de 2.500 árboles y obligaron a cerrar numerosas carreteras e interrumpieron el tráfico en varias autopistas.

Los servicios portugueses de Protección Civil informaron hoy de que en las últimas 24 horas se produjeron 4.644 incidentes relacionados con el temporal.

Cerca de un millón de portugueses, la décima parte de la población, sufrieron cortes de electricidad por la caída de tendidos a causa de vientos de 160 kilómetros hora. Además han sufrido destrozos un millar de construcciones y estructuras diversas y hubo más de 800 intervenciones por inundaciones.

A su paso por Alemania, el temporal Xynthia ha causado la muerte de dos personas, ambos alcanzados por sendos árboles que fueron derribados por las fuertes rachas de viento, que también han producido daños de consideración en los estados alemanes del Sarre, Renania-Palatinado y Baden-Württemberg, todos fronterizos con Francia.

Los vientos huracanados obligaron este mediodía a cerrar la autopista central de Alemania, la A3 a la altura de Fráncfort, ciudad en la que tuvo que cerrar igualmente su estación central, donde se ha suspendido el tráfico ferroviario ante el peligro de daños en la catenaria y de caída de árboles en las vías.

El aeropuerto de Fráncfort sufre también limitaciones en su funcionamiento por las fuertes rachas de viento, lo que ha obligado a cancelar decenas de vuelos y se prevé que la situación se agrave a lo largo de la jornada.

La Policía y los responsables de protección civil alemanes han hecho un llamamiento a la población en los estados por los que está pasando el temporal para que no abandonen sus hogares ni viajen en coche.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es