10 de diciembre de 2019, 23:31:23
Sociedad

La ciencia demuestra el "instinto paternal"


Sólo en uno de cada cien divorcios la custodia es para el padre


Las últimas investigaciones demuestran la existencia de lo que se podría llamar un “instinto paternal” que lleva al hombre a involucrarse de una manera más decidida en el desarrollo del hijo. Pero no siempre es posible, ya que “sólo en el 1 por ciento de los casos de ruptura matrimonial la custodia de los hijos es para el padre”.


“A la luz de lo que la ciencia nos muestra, parece cada vez más evidente que muchas de las cosas que hemos asumido como propias de la maternidad son también típicas de la paternidad”.

El periodista Jorge Alcalde, empieza su libro “Te necesito, papá” (LibrosLibres) con esta frase de la psicóloga del Instituto Nacional de la Salud Infantil de Estados Unidos, Martha Zaslow, porque dice “es la constatación de que cada vez existe más evidencia científica a favor de la importancia de la figura del padre masculino en el desarrollo de los hijos”.

Alcalde ha afirmado a EL IMPARCIAL que la paternidad responsable, el celo paterno y la presencia del padre han pasado a formar parte de las prioridades máximas (si no la máxima) del hombre moderno: “Es una condición para ser feliz, para desarrollarse plenamente”.

El problema con el que se encuentra en muchas ocasiones el padre es que “casi la totalidad de las legislaciones concede, en caso de separación, la custodia de los hijos mayoritariamente a la madre”, señala el periodista.

La ley en contra del padre
Este punto lo corrobora el presidente de la Asociación de Padres Separados, Carlos Herráiz, que ha aclarado a este periódico que “sólo en el 1 por ciento de los casos de ruptura matrimonial la custodia de los hijos es para el padre”.

Un padre diasfruta de su hijo.Además, Herráiz explica que en España, para que se te otorgue la custodia de un hijo “tienes que ser un santo, es prácticamente imposible”, y los casos extremos por los que sí te la podrían dar (drogadicción, alcoholemia o las enfermedades mentales acreditadas) “se dan muy pocas veces”, matiza.

Otro caso también por el que te pueden dar la custodia de tu hijo es cuando el menor lo pide directamente en presencia del juez, pero, “como se puede comprobar, aquí, lo que plantea la Ley es que el hijo se ponga en contra de su madre o de su padre”, añade, el presidente de la ASP.

“Instinto paternal”
Y esto es precisamente lo que hay que evitar, que un hijo se enfrente a su padre, ya que está demostrada, apunta el autor de “Te necesito, papá”, la importancia de la presencia del padre: “Cada vez existe más ciencia que demuestra que el padre cumple una función distinta a la que cumple la madre y esto es muy importante en el desarrollo de los hijos”.

Frente al conocido instinto maternal, “la ciencia empieza a descubrir que también existe un instinto paternal, que existen claves biológicas que demuestran ciertos cambios en el comportamiento químico y biológico del hombre, incluso desde el embarazo de su pareja, pero sobre todo –resalta Jorge Alcalde desde un punto de vista científico divulgativo–, desde que nace el niño y durante las primeras etapas de desarrollo”.

Alcalde explica que esto se demuestra estudiando los cambios de algunas hormonas “como la testosterona, que se ve que se modifican fundamentalmente con la presencia de un bebé en el entorno del hombre, si ese bebé es propio; o con otras hormonas, que se ha demostrado que se segregan de maneras distintas cuando el hombre se enfrenta al cuidado de un niño”. “Se ha confirmado, insiste, en que esto ocurre en otras especies animales, no sólo en el homo sapiens”.

Un padre juega con su hija.Los jueces, en contra
Pero es aquí donde el padre vuelve a chocar con unas decisiones judiciales que van en contra de permitir la presencia continuada del padre en el desarrollo del hijo, ya que “más del 90 por ciento de los regímenes de visitas no se cumple”, reconoce el presidente de la Asociación de Padres Separados.

Además, “nunca, bajo ninguna circunstancia, te van a decir que se da la custodia compartida, como mucho te dicen que te van a dar un amplio régimen de visitas”, explica Carlos Herráiz, que añade que los jueces, además, no te dan ningún argumento legal que justifique su conclusión.

Así, aclara que lo único en lo que se apoyan es en “la ocupación de la madre al cuidado de los menores”, pero –recuerda– “se han visto casos en los que la mujer no se puede ocupar porque es una alta funcionaria, directiva del mundo empresarial, médico, o ingeniera a tiempo completo”. “Eso está ahí y es imposible pelearlo. Se siguen dando los mismos argumentos, cuando la realidad es que al niño lo cuida el padre, la niñera o la abuela”, destaca Herráiz.

Intereses políticos
La Ley de Separación y Divorcio 15/2005 otorga la custodia compartida, pero “muchos jueces se oponen a esa custodia y para que te la den tiene que ser con un buen informe del Ministerio fiscal y eso es casi imposible”, apunta el presidente de la ASP.

“Es evidente la desigualdad, lo que sucede –matiza Carlos Herráiz– es que los medios de comunicación, los ministerios y el Consejo General del Poder Judicial lo ocultan porque esto huele muy mal”.

La ciencia ha demostrado la existencia del institnto paternal.Aun así, a su entender la culpa no la tiene la Administración de Justicia, la tiene el legislador. Cree que la ley está mal legislada y que ningún partido político quiere saber nada porque sería ponerse en contra de las mujeres: “Evidentemente, en cuanto se le diga a una mujer que puede perder la custodia de su hijo por el hecho de trabajar, no te va a votar”.

La revolución del hombre
Jorge Alcalde señala en su libro que “la ruptura del matrimonio no tiene por qué suponer la muerte civil del padre” y, por esto, hay una revolución pendiente, que es la reivindicación de la paternidad como algo que forma parte de las prioridades máximas, si no la máxima, del hombre contemporáneo.

A modo de conclusión, el siglo XXI tiene que ser el siglo de la revolución del hombre en la esfera privada: “De alguna manera, es masculinizar la esfera privada a la vez que se feminiza la esfera pública. Hasta que no se consiga esto no habrá una auténtica igualdad”.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es