19 de enero de 2020, 4:07:45
Opinion


La “acción fortuita” de ETA



Durante muchos años, Francia fue un santuario para el terrorismo etarra, una suerte de refugio donde poder organizar su macabra actividad. Por fortuna, los tiempos de Giscard pasaron y, paulatinamente, Francia fue endureciendo su postura hacia lo que aún hoy muchos allí denominan “separatismo vasco”, para pasar al actual clima de cooperación política, judicial y judicial. Precisamente en base a esa cooperación, corresponde ahora a las autoridades españolas mostrar todo su apoyo a sus homólogos franceses.

Por si acaso, ETA nunca se había atrevido a atentar en suelo galo, pues sabía de las consecuencias que ello podía acarrearle. De ahí que el tiroteo en el que el pasado martes perdió la vida un gendarme francés, cuando intentaba detener a un comando terrorista, haya sido calificado en medios abertzales como “acción fortuita” que, sin condenar, en cambio lamentan.

Vaya si lo lamentarán. En palabras de un sindicalista policial francés, “ETA ha cruzado una línea”. La línea que separa la impunidad de la persecución policial implacable. Es la que Francia pone en práctica hacia quienes atentan contra los suyos. Todo el país se unió en su dolor a la familia del gendarme, incluido el presidente Sarkozy, que ayer jueves participaba en un acto de repulsa en la localidad natal del gendarme muerto. Se entiende el dolor del pueblo francés por la pérdida de uno de los suyos. Se entiende y se comparte. No en vano, España ha enterrado ya a más de 900 inocentes que han sucumbido a manos del terrorismo de ETA. Terrorismo, que no “separatismo vasco”. Y un terrorismo con el que, como ha dicho Sarkozy, no cabe concesión alguna. Insinuar un nuevo horizonte negociador es darles alas, como demuestra el hecho de que una de las armas utilizadas en el tiroteo fue robada durante la última “tregua-trampa” de ETA. Ahora más que nunca sentirán en peso de la acción policial francesa en su nuca. Sólo resta que desde España el impulso político siga el mismo rumbo que el del país vecino.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es