27 de enero de 2020, 5:15:44
Mundo

31.500 personas han tenido que abandonar sus hogares


Aumentan a 212 los muertos por las tormentas en Río de Janeiro


Al menos 212 personas han muerto y otras 161 continúan hospitalizadas tras las lluvias que caen desde el pasado lunes sobre diversas localidades del estado de Río de Janeiro, que han provocado numerosos corrimientos de tierra y desprendimientos, según un nuevo balance hecho público por la Coordinadora de Cuerpos de Bomberos de Río.


Las fuertes lluvias, las peores en cuatro décadas, provocaron más de 180 corrimientos de tierra que afectaron en especial a las favelas, las zonas más deprimidas por la ciudad, muchas de ellas dominadas por narcotraficantes, que se encuentran edificadas en pendiente.

El número de muertos por las avalanchas de tierra causadas por las fuertes lluvias que desde el lunes caen sobre el estado brasileño de Río de Janeiro se elevó hoy a 212, según el último balance del Cuerpo de Bomberos regional.

El organismo de socorro indicó que hasta el momento fueron registradas 132 muertes en Niteroi, 60 en Río de Janeiro, 16 en Sao Gonçalo, una en Petrópolis, una en Nilópolis, una en Paracambi y otra en Magé, todas localidades del área metropolitana de Río.

La cantidad de heridos internados en centros hospitalarios de Río de Janeiro llega a 161, según el informe.

Tras diversas avalanchas ocurridas por el temporal de esta semana, el gobierno de Río de Janeiro constató que los equipos de rescate buscan a cerca de 150 desaparecidos en la favela Morro do Bumba, en Niteroi, ciudad vecina a Río de Janeiro, y temen que el número total de víctimas mortales llegue a 350.

Según la Defensa Civil, otras 31.500 personas han tenido que abandonar sus hogares



El pasado martes las lluvias provocaron el caos circulatorio en la ciudad, que con sus seis millones de habitantes es la segunda más poblada del país, y sólo volvió una relativa normalidad este miércoles, a pesar de que los pronósticos meteorológicos no auguran que las lluvias vayan a parar en los próximos días.

El alcalde de Río, Eduardo Paes, hizo un llamamiento a los ciudadanos para que abandonen las zonas en cuesta de la ciudad, que son las más expuestas a los efectos destructores de las lluvias. Además, pidió al Gobierno central brasileño que le entregue 370 millones de reales (unos 155 millones de euros) para sufragar el coste de las operaciones de rescate.

Por su parte, estos sucesos, en especial el caos circulatorio que se produjo en la ciudad el pasado martes, han levantado ciertas dudas acerca de la capacidad de Río de Janeiro para albergar los Juegos Olímpicos en 2016.

Desde el Comité Olímpico Internacional se afirmó en un comunicado que, una vez que la situación vuelva a la normalidad, se reunirán con las autoridades de la ciudad para hablar de cómo estas riadas podrían afectar al evento.

Sin embargo la organización afirmaba en el comunicado "seguir manteniendo la confianza de que Río acogerá en 2016 unos Juegos Olímpicos de gran calidad".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es