9 de diciembre de 2021, 11:39:07
Opinión


La Gran Vía

Adolfo Amorós Valderas


Me uno a la celebraciones de sus 100 años y quiero recordar detalles de los que fui participe.

En el paso de peatones entre las aceras de La Gran Vía a la altura de Pasapoga, se paro el tráfico y “ABBE-LANE” con su chihuahua cruzo la calle entre murmullos de admiración.

Recuerdo el estreno en el Palacio de la Música de la película “Escuela de Sirenas” que dejó una estela de satisfacción, por su argumento, música, color e interpretes, había lleno diario.Otro recuerdo que causó impacto en Madrid fue la actuación de Lorenzo González en la parrilla del Rex pues era el ídolo de la juventud y de las novias. No cabía un alma.

Un acto emocionante fue el encuentro en Chicote una noche de Ana María González y Pedro Chicote donde se simbolizó el cariño de Méjico con Madrid, lo recordare siempre.

También la noche que pase con mi tío Adolfo Serra en la cafetería Zahara donde solía ir y me contó un juicio reciente suyo como se había desarrollado, era magistrado de ascenso y un abogado extraordinario que llego a ser secretario del colegio de abogados de Madrid, me cautivó su modo de decir.

La vida pasa tengo 78 años pero los recuerdos quedan y mis 61 años en Madrid dan para tener presente muchos.

Termino entonando Madrid, Madrid, Madrid, La Gran Vía está aquí.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es